Hoy es Miercoles 27 de Enero del 2021


Sección: Editoriales / Opinión Económica

Migración por Tamaulipas y derechos humanos

Por: Jorge Lera Mejía 24/03/2013 | Actualizada a las 23:06h
La Nota se ha leído 3251 Veces


Por necesidad de viajar por parte de un buen amigo paisano del puerto jaibo, este fin de semana se trasladó desde Tampico a Matamoros, vía una línea de transportes del grupo Estrella Blanca, y ante la riqueza de experiencias al estilo aventuras “dantescas” me permitiré reseñar en mi columna parte de sus vivencias.
 
Primeramente, el transporte como la gran mayoría de nuestras líneas, excepto la local Transpaís, venía de paso y la sorpresa es que venía del Estado de Guerrero, pasando por Morelos, DF, Querétaro, SLP y Tamaulipas.
 
Es común observar que gracias a la ubicación geográfica de Tamaulipas, somos zona de paso obligado para mercancías legales de exportación-importación, de origen del centro y pacífico del país. Pero también la privilegiada ubicación, nos permite ser región de paso de mercancías ilegales, así como zona de paso de migrantes y de tráfico de personas.
 
Imaginan ustedes sin temor a la equivocación, que el autobús que cita nuestro amigo tampiqueño venía casi lleno, y todos los respetables pasajeros, eran aspirantes a migrantes para trabajar en los EUA. Sólo que de los 25 que registró, 8 eran de origen centroamericano.
 
Así reseña, que al pasar por la primera revisión (se contaron 5 revisiones) de federales, claramente notó que de los 25 migrantes, fueron bajados en automático solo a los 8 de origen de Centroamérica. Mi amigo pensó que serían retenidos y seguramente deportados, ya que no traían consigo identificación alguna que demostrara que eran mexicanos. Las leyes migratorias no detallan que sea delito transitar por las carreteras de México, así sea para mexicanos o extranjeros. Pero si se requiere de identificación. El caso es que luego de ser bajados al cabo de pocos minutos notó que eran regresados sin mayor trámite.
 
Posteriormente,  en los siguientes retenes sucedió lo mismo, pero nuestro amigo con curiosidad puso mayor atención a lo sucedido y la sorpresa es que se mostraba que los migrantes acordaban algún protocolo para ser dejados continuar con su traslado. Para ese momento, se percató que de cuatro revisiones, tres eran de federales y una de la Sedena. La sorpresa fue al llegar a la revisión final, en la garita cercana a Matamoros, donde la revisión forzosa fue de elementos del Instituto Nacional de Migración Federal (INM).
 
En esa revisión, al igual que en las otras tres (en la de militares no se registró trato distinto a los migrantes mexicanos y a los 8 centroamericanos), se procedió a bajar a los paisanos de Centroamérica, pero al pasarlos a una pequeña oficina se notó como se les pedía alguna componenda económica, para dejar que pasaran a su viaje, en lugar de proceder a retenerlos en la estación migratoria del lugar.
 
Aquí entonces caben algunas de nuestras reflexiones sobre este tema sensible, que ya han puesto al INM en nuestra región en entredicho. Primero es de todos conocidos que los flujos migratorios no han cesado no obstante la crisis económica de EUA, ya que siguen pasando grandes reservas de migrantes por Tamaulipas.
 
Segundo, es que ahora se sabe que desde los EUA están registrándose fuertes corrientes de deportación también por nuestro lastimado Estado, por lo que de acuerdo a cifras de la Conapo, Inegi, INM y el Instituto Tamaulipeco del Migrante (ITM), ahora casi se igualan las salidas de migrantes como las deportaciones forzadas de los mismos.
 
Al grado tal, que en años anteriores se calculaban que cada año emigraban cerca de 400 mil personas anuales desde México y solo regresaban voluntariamente, o se deportaban, un promedio de 200 a 300 mil personas. Ahora estas cifras casi se igualaron, por lo que el saldo neto migratorio es cercano a cero.
 
Volviendo con el punto central de la nota, sobre los problemas registrados en contra de los migrantes, sobre todo los de Centroamérica, checamos algunas noticias pasadas sobre el mismo tema, y recordamos algunas de ellas.
 
El 9 de mayo del año 2011, Salvador Maceda de Azteca Noticias, reportaba lo siguiente: (http://www.aztecanoticias.com.mx/notas/seguridad/53519/acusan-a-inm-de-estar-coludidos-con-delincuentes) “…Un grupo de migrantes centroamericanos, rescatados recientemente en Tamaulipas, señaló a los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) como los responsables de bajarlos del autobús y entregarlos a los hombres armados de la delincuencia organizada que los mantuvieron secuestrados. Así lo declararon ante la PGR y bajo la asistencia del Instituto Federal de la Defensoría Pública, como parte de los nuevos lineamientos que establece la Ley General para Prevenir y Sancionar el Delito de Secuestro, que entró en vigor el 28 de febrero pasado…”
 
Otra cita registrada el 20 de julio de 2008 comentaba lo siguiente: “…Transitar por México es para la mayoría de inmigrantes de América Central y del Sur vivir un infierno de robos, extorsión, amenazas y vejaciones de parte de particulares y autoridades. "Aquí dejan de ser personas y pasan a ser una mercancía, una mina de ganancias", denunció un sacerdote que apoya a esos viajeros.

"Las mafias y las autoridades vienen por ellos y abusan porque los ven como menos, por eso los llaman ‘cachuco’, palabra que traducimos como centroamericano sucio", dijo a IPS el sacerdote católico Alejandro Solalinde, quien maneja un albergue en ciudad Ixtepec, en el estado sureño de Oaxaca, uno de los lugares de paso más utilizado por los inmigrantes.

La estatal pero independiente Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), grupos humanitarios y los cónsules de los países centroamericanos vienen denunciando desde hace más de una década los abusos que sufren los inmigrantes en México. Las autoridades reconocen el problema y responden que trabajan para solucionarlo, pero poco o nada cambia. En Ixtepec, donde hay un centro de trasbordo de trenes de carga (La Bestia) que corren desde la frontera con Guatemala hacia el norte de México.

La CNDH calcula que redes de tráfico de personas se disputan cada año un mercado de 500 mil inmigrantes latinoamericanos para traerlos a México y de aquí conducirlos a Estados Unidos. Se trata de un negocio millonario, pues cada inmigrante paga entre 4 mil dólares y 15 mil por el viaje, precisó. Según el organismo, tales cantidades sitúan al tráfico de personas en un nivel "sólo comparable al del tráfico de armas, al de la trata de personas y al del narcotráfico". En 2007 fueron detenidos en México 120 mil centroamericanos y sudamericanos que pretendían llegar a EUA. Un año antes, la cifra fue de alrededor de 180 mil y en 2005 de 240 mil.

La caída en el número de detenciones indica una disminución del flujo, que según observadores se debe a las mayores dificultades que representa ingresar a EUA y a la contracción económica que enfrenta ese país, lo que pega a la oferta de empleos para los inmigrantes.

Según el mexicano Jorge Bustamante, relator especial de la Comisión de Derechos Humanos sobre los Derechos Humanos de los Migrantes, la "impunidad rampante" con que se maltrata a los inmigrantes en México "hace de nuestro país el principal violador de los derechos humanos en el continente americano". Bustamante reprocha al gobierno de México no reducir de manera significativa el problema y a la "sociedad civil mexicana" no ser capaz "de llamar a cuentas a los funcionarios gubernamentales que son los responsables de hacer cumplir nuestras leyes…”

 
Por lo hasta aquí descrito, no cabe duda que los migrantes mexicanos y centroamericanos son unos auténticos héroes, al no obstante sufrir tamañas vejaciones, continúan pasando por México y Tamaulipas en la búsqueda del “sueño americano” de conseguir un trabajo, que en sus lugares de origen no podemos ofrecérselos.
  Es tiempo que el nuevo gobierno de México, haga algo seriamente por limpiar está mala imagen del INM, y de las demás autoridades que también intervienen en extorsionar a estas pobres gentes que su único delito es pasar por México para buscar trabajo en EUA. Es tiempo que los Derechos Humanos de los migrantes mexicanos y centroamericanos sean respetados…

Jorge Alfredo Lera Mejía

Tampiqueño, Economista (ITAM), LAE, Maestro en Economía y Doctor en Administración Pública (UAT). Asociado del INAP, Subsecretario del Exterior de la Federación del Colegio Nacional de Economistas y Vicepresidente zona noreste de la LER. Inicia su carrera en 1977 y ha desempeñado diversos cargos en la Administración Pública Federal, en Michoacán y en Tamaulipas. Catedrático en la UNAM, ITAM, ULSA y actualmente profesor-investigador por la UAT e Instructor de la Auditoría Superior de la Federación.
adadasdas
HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577