Hoy es Miercoles 18 de Mayo del 2022


Vendedores de ilusiones

Por: Rodrigo PÚrez El Día Sabado 20 de Junio del 2020 a las 09:51

La Nota se ha leido 1799 veces. 2 en este Día.

En tiempos difíciles es importante tener esperanza, el hecho de sentir que algo mejor vendrá a nuestras vidas, nos hace sentir con mucha confianza optimista. Sin embargo, se debe tener mucho cuidado, porque hay “políticos” que se aprovechan de ello…

Dicen que la esperanza es lo último que muere, una frase popular que los políticos han entendido muy bien. Pero si le preguntara, ¿En que se parece un político a un vendedor de ilusiones, me sabría responder?

Una de las características de un político está la capacidad de seducir y persuadir al ciudadano ofertando un futuro mejor, en pocas palabras alimentarlos con esperanza.  Y un vendedor de ilusiones, te hace creer algo que no es, alejándote de la realidad.

Es un buen comparativo, porque creo que los políticos de hoy, se convirtieron en vendedores de ilusiones.

Hagamos este ejercicio, trasladémonos al escenario municipal.

En la capital tamaulipeca, los victorenses estamos pagando la factura de haber creído en un vendedor de ilusiones. Estamos viviendo uno de los peores gobiernos municipales, si no es que la peor administración municipal en la historia de Ciudad Victoria sin temor a equivocarme.

¿Pero qué fue lo que sucedió? Nos vendieron ilusiones a los victorenses, y cuando el pueblo descubre que estaban alimentados con ilusiones, llega la desilusión.

Aquí la paradoja es muy clara. Xicoténcatl Gonzales Uresti prometió acciones que no iba a cumplir, muy alejado a la realidad dejando al descubierto su ignorancia, jugo con el pueblo victorense.

Nos vendió la ilusión de contar con un tren de pasajeros, que nunca llegó. Prometió finiquitar los parquímetros del centro con una patada, y ahí siguen. Insistió en hacer peatonal la calle Hidalgo en el centro, y no procedió. Aseguró que los victorenses tendríamos agua, y al contrario ahora hay más desabasto. Dijo que ya no habría baches en la ciudad, pero lo que no hay es pavimentación.  Aseguró que curaría a Ciudad Victoria, pero solo la enfermo. Pero ahora sí que como dice el dicho, la culpa no es del indio, si no de quien lo hizo compadre…

Esto nos deja una gran enseñanza para los victorenses. Hay políticos que nos han vendido la ilusión del cambio como un sinónimo de esperanza. Ya aprendimos que los cambios no siempre son buenos.

Seguramente llegaran nuevos vendedores de ilusiones, que nos van a prometer de todo, hablando de un cambio, convirtiéndose inclusive hasta en profetas. Pero ya no nos van a engañar, porque de los errores también se aprende.

Tenemos que estar preparados para saber analizar realmente quien tiene una buena propuesta, quien tiene voluntad, pero sobre todo quien se apega más a la realidad. Una buena dosis de realismo es lo que necesita la política mexicana, y últimamente nos hemos alejado mucho de la realidad, viviendo en la esperanza.

Inclusive vemos como partidos políticos utilizan el eslogan de “La Esperanza de México”. Eso no es política, eso es ser vendedor de ilusiones.

Es por eso que los políticos, se convirtieron en vendedores de ilusiones.

 

¡Gracias por leer!

Correo electrónico: Rorro.alejandrop@gmail.com

 

Rodrigo Alejandro Pérez González

Es licenciado en Comercio Internacional.
Presidente de la Asociación Civil, Sociedad Mostrando Vida A.C.
Y actualmente es conductor edición matutina de los Noticieros de Canal 10.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577