Hoy es Domingo 03 de Julio del 2022


Bien calificado

Por: Javier Rosales El Día Lunes 09 de Abril del 2018 a las 08:18

La Nota se ha leido 1006 veces. 1 en este Día.

Ni hablar, se juzga lo que se ve, lo que ellos –los victorenses- sienten, lo que viven, lo que los mueve y lo que acapara su atención cuando alguien les es simpático, pero sobre todo, porque ha procurado que los decore un sistema de vida razonable que no permite que desaparezca  de su rostro una sonrisa, que debe ser interminable.

Impactante, conmovedor, sensacional, no se puede calificar de otra manera al mar de gente que regó ayer las calles de Ciudad Victoria, Tamaulipas, para apoyar al hombre de la sonrisa franca, abierta, al fornido, al saludador, pero sobre todo al personaje más trabajador que ha conocido esta capital, que gracias a él todos los días, cambia.

Como cisnes, como hormiguitas y como urracas, vestidos de blanco, rojo y negro, unas siete mil almas se concentraron afuera de la sede municipal del PRI Victoria para apoyarlo a él, a esa figura que da la cara, que se entrega, que da soluciones de inmediato y que lleva por nombre Oscar de Jesús Almaraz Smer, quien se registró para buscar la reelección en la comuna.

La música, el canto, el quiebre de cadera dominó el ambiente durante el recorrido que hizo la mancha urbana hasta llegar al IETAM, donde Oscar, acompañado por su bella, amable y simpática señora Tony –su esposa-, entregó la documentación para internarse en esta nueva aventura.

Eso resulta valioso, como también lo es el hecho de que tal vez Oscar no estuvo pendiente de los gritos y de los comentarios que hacían a unos metros quienes marchaban. “No te dejes Oscar”. “Te queremos de nuevo”. “No nos defraudes”, grito un hombre de edad avanzada y le pregunte el motivo: “Es que dicen que ya todo está arreglado a favor del PAN y que esto es pura finta”, fue su respuesta.

Y dio risa un grupo de mujeres que se apartó rápido de la marcha. ¿Qué paso?, las interrogue. “Es que nos arrimaron el camarón”, lo que provocó que soltara una ruidosa carcajada.

La mayoría de las féminas lucía pintado en la mejilla un diminuto corazón rojo, lo que claro que significa que apoyan que Oscar permanezca en la silla principal de la presidencia municipal por varios años más.

Entre los simpatizantes del aspirante a la reelección destacaba la presencia de personajes que fueron muy cercanos al Doctor Rodolfo Torre Cantú, ex candidato del PRI a la gubernatura de Tamaulipas que fue ultimado y ex funcionarios de administraciones anteriores que hasta en silla de ruedas se desplazaron hasta el recinto electoral.

A una calle de ese lugar, sentada en un ventanal de una mueblería, estaba doña Beatriz Anaya de Villarreal, esposa del ex gobernador Américo Villarreal Guerra, esperando a Oscar. A la señora, como que aun la mueven los recuerdos del PRI, aunque sea la madre de un “nuevo morenito “que de pronto le gusto probar la rebeldía.

Y no sabía, pero sorprende lo expertos que son para bailar los funcionarios del actual ayuntamiento priísta, los diputados y una que otra chica fresa, quienes al ritmo guapachoso de la cumbia picante se lucían con un quiebre de cadera que fue calificado con un diez.

Fue un ambiente inigualable, pero ordenado, y una masa de gente que no se cansaba de gritar el nombre de Oscar para que sintiera que solo están con él y que valoran su titánico trabajo por el bien de Ciudad Victoria.

Es, otra carta que ya está sobre la mesa.

Un paso, que tiro a la basura una serie de dudas que brotaron en las redes sociales.

 Y un desafío, que calla la boca de muchos venenosos.

Que buscaron que Oscar, cayera en su juego.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com    

Javier Rosales
Columnista en Tamaulipas. Su columna Anecdotario es publicada en diversos medios de comunicación.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577