Hoy es Martes 27 de Julio del 2021


Proyecto “Avenida 17”

Por: Jorge Alonso Infante El Día Martes 07 de Noviembre del 2017 a las 22:02

La Nota se ha leido 900 veces. 1 en este Día.

Hace unas semanas escribí una columna en la cual en parte de ella daba mi punto de vista sobre el proyecto que tanto se ha discutido referente a la remodelación de la avenida Francisco I. Madero, mejor conocida como “el 17”. No abundé tanto en detalles pero si fijé mi postura clara así como una crítica al manejo o mal manejo de la información en su primera etapa. Sabía por amistades algunas de las características del mismo pero no conocía en su totalidad el cómo lo iban a plantear, así es que por ello guarde mi opinión y no dedique todo el espacio de la redacción para hablar del mismo. Ahora que ya se dio a conocer el proyecto de una manera formal con presencia de autoridades tanto de las administraciones, estatal y municipal, representantes de cámaras comerciales, organizaciones civiles, etc. abundaré con mayor amplitud en el tema, reiterando mi postura inicial. Tengo que partir diciendo que yo soy alguien que gusta y apoya la postura sobre el cuidado del medio ambiente pero siempre abierto a escuchar, dialogar y/o discutir sobre las temáticas concernientes a ello, pero a su vez por mi perfil y experiencia laboral concernientes en temas sobre el desarrollo económico, aprobaba desde un principio la puesta en marcha de un proyecto de tal naturaleza.

Siempre sostuve que si el proyecto contemplaba el cuidado del medio ambiente, reflejado en estudios de factibilidad específicos, utilización de nueva tecnología en materiales, una tala solo necesaria (por viejos o enfermos) y una propuesta clara para poder generar un desarrollo económico real y sustentable, que tenían mi voto de aprobación como ciudadano. Lo platiqué y discutí con amistades que estaban a favor, en contra, indecisos, con expertos en temas ambientales, funcionarios públicos, etc. La verdad es que en muchos casos se contraponían las posturas y llegar a un punto intermedio era difícil pero siempre me apegue a la mía, aun escuchando y concediendo en buenos argumentos planteados por los demás. A continuación mencionaré aquellos argumentos que son los que más sobresalían en las conversaciones por parte de los detractores del proyecto de remodelación:

  • Habiendo tantas oportunidades de mejora en cuanto a servicios públicos, ¿porque dedicar ese presupuesto en otra cosa que no fuera para mitigar tal necesidad ciudadana?
  • El proyecto va a empeorar las cosas y quitarle la belleza actual del 17.
  • Afectaría negativamente al medio ambiente (clima, afectación a los árboles y plantas, etc.)
  • Que era un proyecto de “relumbrón” igual que el tan criticado (y en verdad pésimamente expuesto) 8 de 8.
  • Que lo hacían para “clavarse” lana, etc.

Estos fueron los que con mayor frecuencia salían a relucir y los mismos que utilizaron organizaciones civiles, ambientalistas, miembros del cabildo y un considerable sector poblacional, para recabar firmas y tratar de detenerlo. Siendo sincero, varios de ellos cuentan con un muy sólido respaldo pero no es aplicable en todos los casos así como no todas las personas usaron los mejores argumentos para defender su causa. Algunos lo ven más por el lado político, aprovechando se avecinan tiempos electorales querían hacer ruido para hacerse notar más o simplemente agarrase de ese tema para golpear o mostrar su inconformidad en contra del “sistema” o específicamente la actual administración. Otros verdaderamente de corazón mostraron su descontento y siguen oponiéndose por sentir que no les convence el proyecto o  porque para ellos no es tan necesario.

De antemano mi respeto absoluto para todos, siempre he celebrado que en una sociedad se pueda discernir y levantar la voz, al final del día los beneficiados y/ o perjudicados somos el pueblo. No sé si con la información que se dio a conocer el día de hoy podrán empatizar algunos con lo expuesto o si de plano su postura es tan firme que a pesar de ello seguirán como detractores, pero la realidad es que se tiene que hacer un mayor esfuerzo por generar espacios plurales de discusión sana sobre temas que competen a la ciudadanía y su desarrollo. En lo particular con la información dada el día de hoy, ayudó a dilucidar mucho de lo que malamente se discutía y que en verdad sí se fijaron en los aspectos que muchos decían no cuidarían o tomarían en cuenta.   

Comprendo que el 17 es bello tal cual pero entiendo también que en estos cruentos y difíciles tiempos, claro que necesitamos de proyectos que no solo den un nuevo rostro a la ciudad sino que generen mayor derrama económica y por ende más empleos, circulante y oportunidades para gente emprendedora. Mi padre, quien tuvo la oportunidad de viajar por casi todo el país y muchas partes del mundo, siempre comentaba que Victoria necesitaba una mayor vitalidad, vía un mayor desarrollo urbanístico cualitativo, fríamente comentaba que para no irse tan lejos, “Victoria era notablemente la ciudad capital con menor desarrollo de todo el norte de la república” Claro que el porqué de eso lo podemos discutir por horas, pero es cierto que nuestra visión colectiva sigue siendo más apegada como la de un pueblo chico, que con la de una ciudad habida de desarrollo. Nuestra Victoria no es la misma en tantas formas, ha crecido mucho y tenemos que seguir el paso de tal crecimiento poblacional con políticas públicas que trasciendan a acciones concretas, que a su vez coadyuven con su desarrollo cualitativo y sustentable.

Sé que la concepción de una ciudad tranquila, pacífica, hermanada, es algo que muchos quisiéramos, pero la realidad es otra y día a día lo constatamos y no solo de buenas formas sino de crueles y violentas realidades. Sigamos luchando para que nuestros funcionarios hagan las cosas bien, exijamos mayor transparencia, alcemos la voz ante las injusticias y unámonos todos cuando el momento lo requiera, eso siempre lo respaldaré y lucharé por que así sucedan las cosas. Pero si el momento llega en que tengamos que ceder un poco en lo personal pero por el bien de todos, también hagamos eso.

Puntillazos…

Ahora que quedó muy en claro el apoyo incondicional del gobierno estatal a dicho proyecto ¿arremeterán con todo en contra del gobernador y su staff?

Aquellos que tanto inventaron cosas, ¿saldrán a retractarse de lo dicho?

Si la ciudadanía demostró que ya no es como antes en cuestión de hacer y deshacer, ¿las autoridades entenderán el mensaje y cambiarán las formas?

Este acontecimiento ciudadano, ¿habrá servido a aquellos que decisiones toman como para darse cuenta de la valía de algunos de sus colaboradores pero a su vez de los infames simuladores y más que grises peleles en los que depositaron su confianza?

Jorge Alonso Infante Alarcón  

Carrera Licenciado en Relaciones Internacionales.

Maestría en Administración Pública en la U.A.M. Francisco Hernández García (U.A.T.)   


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577