Hoy es Jueves 21 de Octubre del 2021


Mi plática con Cabeza de Vaca

Por: Jorge Alonso Infante El Día Domingo 11 de Diciembre del 2016 a las 22:32

La Nota se ha leido 1155 veces. 1 en este Día.

Hace unos años mientras me encontraba en el congreso de Tamaulipas viendo un asunto, tuve la oportunidad de tener una conversación con el entonces diputado y ahora gobernador del estado, el Lic. Francisco García Cabeza de Vaca. Fue interesante porque fue algo fresco y en aquel entonces aunque supongo él ya tenía muy claro a donde quería llegar, aún no se vislumbra lo que terminaría sucediendo su futuro político. Había un evento ese día y al estar haciendo una llamada, él se encontraba apartado de otros miembros del congreso y justamente cuando culminó la llamada yo iba pasando y decidí detenerme para saludarlo.

Después de presentarme inicié conversación, al principio él estaba un poco serio, por obviedad al no conocernos pero siempre con actitud respetuosa y poniéndome atención. Supongo que se le hizo curioso que yo le expresara cierta admiración aún que no compartiéramos la misma ideología política, como se lo hice saber y más al augurarle un futuro prometedor. Yo le pregunté sobre su visión del estado y él respondió con gran seguridad, recalcando que el cambio era necesario y que muchas cosas no cambiarían realmente si el cambio no venía de fondo, menciono la importancia de ser más transparentes y de mantener un estado estable y no con tanta violencia. ¿Cree en verdad que la corrupción se frenará? Le pregunté aduciendo a casos de la administración federal en turno y la expectativa no cumplida hacía con los ciudadanos y los ejemplos locales, claro que su postura fue de defensa a la causa panista pero sí reconoció que hacía falta mucho por hacer en ambos casos.

Comentamos otros temas pero de manera rápida antes de despedirse para integrarse a sus funciones, lo relevante en general fue que al analizarlo ahora, puedo decir que su pensamiento e ideología siempre fueron congruentes, tenía muy claro lo que lo sentía y su visión de las cosas. Un momento que hizo que esbozara una gran sonrisa fue que antes de irse le hice la siguiente pregunta: ¿Gobernador Cabeza de Vaca? Después de gratamente sonreír contestó con una mirada alegre pero que reflejaba su seguridad, ya veremos. En el caso de él siempre sentí que un día lograría llegar a dar una pelea dura como candidato opositor y que en algún momento sacar la sorpresa y quien iba a decir que años después terminaría sucediendo. Para los que piensen que me las quiero dar de clarividente o quedar bien, les expondré de una manera muy clara, por qué siempre guarde esa postura.

En nuestra historia siempre se ha hecho énfasis y la sociedad se ha encargado de materializarlo, la dualidad no solo del individuo sino de nuestra sociedad siendo que todos vivimos en un mismo planeta y pertenecemos a la misma especie, en el caso de los humanos. El bien y el mal, conservadores y liberales, religiosos y ateos, etc., en otras palabras, el ser humano siempre tiende a polarizar las cosas y vivir entre tener que escoger alguna opción y eso lo vemos en casi todo lo que hacemos. Específicamente en la cuestión de los partidos políticos, la pelea por el poder siempre se centra en las capacidades que tenga cada cual para llegar a culminar sus objetivos. En el caso de Tamaulipas y de (FGCDV) lo defino como un caso de perseverancia, de una conjunción de circunstancias para su causa y de un palpable hartazgo popular. Recuerden que a él mucho tiempo se le menospreciaba y era causa de burla, en aquellos años recuerdo que entre priistas yo les comentaba que lo veía a él como alguien que un día  llegaría a dar la sorpresa y la verdad la mayoría o me tildaba de pensamientos divergentes o se burlaban de él diciendo que era uno más de los muchos que hacían su “luchita” pero que no lo lograría, en otras palabras lo menospreciaron y ese fue el tremendo error que al final terminó costando la derrota.

Verán un hombre con tal decisión es capaz de trascender y sobreponerse a los obstáculos y aunque mil veces se burlen de él o lo tachen de soñador o tonto, si la firmeza de mente prevalece al final del día el éxito está asegurado de una u otra manera y para bien o para mal. Hitler, Stalin, Napoleón, no llegaron a conquistar a miles por ser tontos, Jesús, Mandela, Ghandí, no llegaron a influenciar al mundo para bien por la misma razón. Vean el caso de la mayoría de personas con éxito en el mundo, en sus biografías siempre expresan eso, creer en sí mismos y sobreponerse a los fracasos como parte clave para trascender. La soberbia imperaba en el sistema gobernante y como con el caso de todos los imperios en el mundo algún día tenía que llegar su caída. Cuando se llega a pensar magnánimamente es cuando se empieza a escribir la historia de su futura debacle, siempre ha sido así y es increíble que después de tantas lecciones en nuestra historia universal pareciera que no se aprende de ello.

Para todo Darth Vader siempre existirá su Luke Skywalker, para todo imperio tarde o temprano una rebelión.

Quizá para él fue una plática más entre miles que ha tenido y no la recuerde pero cobra relevancia ahora que cumplió su objetivo, el ya veremos siempre si llegó. Verán, aun al no compartir ideologías o al estar en desacuerdo en algunas posturas, lo que siempre es de apreciarse es el reconocer a alguien que con firmeza y gran ahínco lucha por lo suyo y eso es algo que siempre admirare. Sus errores los ha tenido y claro que perfecto no es pero ahora que le llegó esa oportunidad tendrá que demostrar que todo este tiempo él tenía razón, gobernar no es fácil y cambiar actitudes o costumbres tampoco y eso lo estamos viendo ya con algunos casos en la actual administración. La tarea es grande y grande debe de ser el empeño en cumplirla, llegó su hora y el tiempo nos ira diciendo el desenlace.

Jorge Alonso Infante Alarcón  

Carrera Licenciado en Relaciones Internacionales.

Maestría en Administración Pública en la U.A.M. Francisco Hernández García (U.A.T.)   


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577