Hoy es Sabado 28 de Mayo del 2022


El peso de los dinosaurios

Por: Alejandro de Anda El Día Lunes 25 de Octubre del 2021 a las 09:05

La Nota se ha leido 769 veces. 1 en este Día.

LO CLARO. Cuántas veces habremos escuchado “los niños y jóvenes son el futuro de México” y luego imaginamos qué serían capaces de hacer por ese México los pequeños en cuestión.

Las ciudades mexicanas en su gran mayoría han evolucionado acorde al dinamismo y tecnología mundial. Acrecentado a pasos agigantados su población y urbanismo.

En el caso de Tamaulipas, somos testigos de la conformación e infraestructura que les permite a la población una movilidad y desarrollo constantes.

Para lograr esos fines, los estudios pertinentes han tenido el sensible ojo de la academia y los profesionistas urbanos.

50 generaciones de virtuosos edificadores han egresado ya de las aulas de arquitectura de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y el sello de su trabajo se ve impreso en la historia y la evolución constante de las ciudades tamaulipecas y de muchos lugares del mundo.

Desde 1971, la facultad de arquitectura contribuye con la formación humanística de profesionales de la transformación.

LO OSCURO. ¿Qué tan importante es el petróleo mexicano?

En el lejano 1911 –hace 110 años- comenzaba la explotación del hidrocarburo y el rápido ascenso de su demanda mundial, incitado por el entonces inminente conflicto bélico llamado Primera Guerra Mundial PGMI.

México exportaba sus primeros 908 mil barriles de crudo, donde los mercados principales eran los Estados Unidos y Gran Bretaña. La explotación del subsuelo mexicano corría a cargo de empresas extranjeras.

El punto de arranque para el país como economía fuerte, tuvo su cenit en la expropiación cardenista del oro negro en 1937.

Ya para 1972, su valor en producción se tasaba en 4 mil 270 millones de dólares que a la vuelta de la esquina, el boom petrolero le lanzó a cifras extraordinarias en 1982 alcanzando sumas record de 14 mil 675 millones de dólares.

Era entonces el principal generador de divisas y apalancaba el crecimiento económico del país, generando cuantiosas fuentes de empleo.

El PIB nacional crecía del 7 al 10 por ciento.

Así las reservas de petróleo probadas pasaban en 1968 de 5 mil 530 millones de barriles al extraordinario número de 200 mil millones en la década de los 80’s.

Hoy, la empresa que controla el ingeniero agrónomo Octavio Romero (PEMEX) exporta 1,030 millones de barriles diarios y su principal destino… sí; los Estados Unidos de Norteamérica.

Razones sobran y por años han tratado de hacernos creer que México no necesita a PEMEX.

Que las importaciones y exportaciones de mercancías superaron las ganancias que reportaba PEMEX; que las divisas de paisanos son mejores instrumentos que garantizan recursos; que el futuro está en energías limpias no contaminantes para mover al transporte.

Que lo robaron los del pasado; que el sindicato se llevó lo que quedaba.

Y surgen las dudas. ¿No es rentable?

PEMEX no es sólo gasolina. La producción de mercancías de consumo y de servicios que se generan desde la materia que significan los hidrocarburos, son mucho más que sólo gasolina y diésel. Empecemos por eso.

Gasolina, combustóleo, diésel, gas licuado, kerosinas, lubricantes, parafinas. Asfaltos y grasas. Coque de petróleo, gas butano, minerales bituminosos, gas natural, propano.

Productos petroquímicos como Polietileno, cloruro de vinilo, butadieno, estireno, metanol, metilbenceno, óxido de etileno. ¿Qué producen?

Lubricantes, aceites, grasas, gel, carbón de petróleo con el que se fabrican telas sintéticas que reemplazan al algodón; asfalto, gas que alimenta de combustible nuestros hogares y la industria.

Plaguicidas y fertilizantes, la grasa con que aseamos nuestro calzado, el cepillo de dientes, las llantas del carro, la lycra; los trajes deportivos, plásticos, fibras. Se cuantifican no menos de 5 mil productos distintos que están presentes en su vida diaria.

El marco de la TV, la suela del calzado, el desechable para alimentos, pintura.

¿Por qué pretender extinguirla o suponer que los rendimientos que mantenía en 2003 del 57% y un patrimonio entonces de 157 mil millones de pesos contra una deuda de 47 mil mdp, debería indicar que es una empresa que no genera, en voz de los malquerientes?

Se sobrentiende que los poderes facticos deseaban su desincorporación, buscando quedase ésta como un órgano regulador y dejar de ser una empresa productiva, que cotiza y vende al mercado. Con la finalidad de impulsar la inversión extranjera de nueva cuenta.

Ojalá este rescate que buscan encausar, desazolve las viejas prácticas y cargas fiscales que le endilgaban el gasto público por 34 centavos de cada peso reportado. Más lo que paraba en las bolsas de Romero Deschamps y por supuesto del arraigado joven Lozoya.

Las refinerías de Cadereyta, Minatitlán, Madero, Salina Cruz, Tula, Salamanca y la de Dos Bocas, no deben parar su modernización; que garanticen la independencia energética y aseguren de nuevo la riqueza del país. Ya no de unos cuantos…

Un elemento –el petróleo- que no puede dejar de utilizarse aún,

COLOFÓN: Sí, es un recurso finito que sin embargo atestigua que México sigue en el sexto lugar mundial en ese departamento. No peleamos con el uso de energías limpias; pero tampoco con el patrimonio que nos heredaron los dinosaurios… políticos y no.

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

HECTOR ALEJANDRO DE ANDA CORTEZ

Colabora en medios impresos y en portales informativos electrónicos. La Columna Claroscuro se publica desde 2007

La columna Claroscuro se publica desde el 2007 en los mismos medios, trisemanal.

Especialmente tocamos temas económicos y de política en general.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577