Hoy es Domingo 14 de Julio del 2024


¡Una actitud muy lamentable e irresponsable!

Por: Jorge Alonso Infante El Día Martes 27 de Abril del 2021 a las 21:40

La Nota se ha leido 942 veces. 1 en este Día.

De inicio comienzo comentando que aquellos que me conocen o han leído mis colaboraciones escritas, saben que mi esencia es idealista y que suelo siempre defender las causas sociales y sobre todo las injusticias. Siendo una persona para nada perfecta pero que sí se conduce con valores e ideales gracias a las enseñanzas y educación que recibí por parte de mis padres, suelo ser muy abierto y concreto al momento de emitir una crítica derivada de saber que algo no se está haciendo bien. Mayoritariamente pueden ir dirigidas al entorno sociopolítico, gobiernos, opresores, instituciones, etc., pero en esta ocasión mi discernimiento y crítica va dirigida a un cierto sector de la sociedad.

Va enfocada a todas aquellas personas que conveniente, irresponsable, desafortunada o cínicamente incumplen con sus obligaciones de pago acordes a servicios prioritarios recibidos, específicamente refiriéndome al tema del servicio de agua. Recordare como antecedente que el tema del agua (en sus diversas variantes) lo he abordado en el pasado fundamentándome en estudios internacionales, nacionales y locales, y en esta ocasión no será la excepción. En pasadas colaboraciones he realizado diversos análisis acerca de los organismos operadores con énfasis en ciertos puntos de interés colectivo acorde a los servicios que prestan; Pero en esta ocasión me enfocaré en los usuarios que no cumplen con la importante acción de realizar sus pagos.

Primeramente, tenemos que contextualizar nuestra situación actual, sin duda alguna estamos pasando por una etapa complicada en cuanto a la escases de agua en el mundo se refiere. Según un fragmento de texto tomado de la página “Worldwater.io”:

“En el transcurso del siglo pasado, el uso del agua se ha incrementado a más del doble en comparación al crecimiento poblacional en el mundo y seguirá incrementándose en todos los sectores. Por otro lado, es importante recalcar que debido al cambio climático se incrementará sustancialmente el riesgo de sequías prolongadas. Arriba de dos billones de personas viven en países con un alto “estrés” de agua y los números incrementan diariamente.”

Y en México no es la excepción, acorde a un artículo publicado en este año en el periódico la Jornada:

“Esto se presenta en un contexto en el que contar con infraestructura hídrica no ha garantizado a la población tener disponibilidad efectiva de agua potable en su vivienda, ya que a escala nacional 73 por ciento la recibe diariamente, pero 13.9 cuenta con ella de seis a tres veces por semana y 13.1 dos o menos veces a la semana, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).”

Y en el contexto estatal justamente el día de hoy, un importante medio publicó lo siguiente:

“Las ciudades más grandes del estado cómo Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Ciudad Victoria, Tampico y Madero, están a punto de entrar en una crisis de agua potable, así lo informaron expertos en el cuidado del ecosistema. Los estudiosos del ambiente, señalaron que la entidad tiene más de 85 años que no atravesaba por una sequía de esta magnitud y por lo tanto se tendrá que racionar el agua potable.

Es decir, que el abastecimiento de agua potable en ciudades grandes y zonas aledañas no durarán 24 horas, sino solo 12. Así se asegurará un consumo inteligente del vital líquido. Cabe señalar que una crisis de agua potable en Tamaulipas, ya se había anunciado hace más de 5 años, y según expertos hoy es una realidad.”

Quedando claro lo anterior, entonces resalta la importancia del cumplimiento en el pago de este servicio para que los organismos operadores puedan tener los recursos necesarios para paliar la crisis y por ende ofertar un mejor servicio. Poniendo el ejemplo de la ciudad donde radico, (Victoria, Tamaulipas) en días recientes se emitieron variadas críticas en contra de él Organismo Operador de agua (COMAPA) por la cuestión de un corte de luz en sus oficinas centrales por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), un asunto claramente politizado por las fechas electorales. Descalificaciones, burlas, connotaciones políticas, etc. mereció el tema y en las redes sociales los usuarios aprovecharon para socarronamente denostar. Pero aquí es donde hay que tener la claridad de mente para correctamente dilucidar y analizar el tema.

Se sabe que existen sectores con servicio intermitente en la ciudad, decenas de colonias padecen la falta de servicio en red pero no la falta de agua debido al programa de distribución mediante pipas. Están otros tantos sectores que tienen agua en horarios programados, hasta llegar a aquellos con una problemática menor o casi nula. Afirmar que el servicio no es para nada perfecto es correcto, como tan correcto también es afirmar que se trabaja arduamente en el tema y que desde la entrada de Gustavo Rivera Rodríguez (Gerente General), se ha visto un cambio notorio.

Si como ciudadanos y usuarios vemos y sabemos que progresivamente van mostrando mejoría y tomando en cuenta que nos encontramos en una época complicada debido al entorno hidrológico, ¿Por qué existen miles de usuarios que no cumplen con su parte y pagan? Puedo comprender a aquellos que se ven afectados fuertemente, ¿pero todos los demás? Sí, sé perfectamente que la pandemia ha afectado el entorno económico y familiar, sé que la pobreza sigue siendo un factor que mucho afecta, pero existen centenares de personas (usuarios) con capacidad de solventar los pagos y simplemente o muy lamentablemente deciden no hacerlo.

Conozco decenas de casos entre amigos y conocidos que pueden y pagan desde viajes, colegios a sus hijos, autos de modelos recientes, remodelaciones de sus casas, celulares, netflix, roku, etc., pero no pagan su agua. ¡La verdad, que poca madre! Salen con variadas excusas, algunos con tintes cínicos y otros intentando uno sea empático y condescendiente pero siempre en el fondo sabedores ellos que están incurriendo en un acto de clara falta de vergüenza o al menos ética. Y lo más increíble es que en la mayoría de tales casos no padecen de un problema en cuanto al suministro en sus casas y/o sector.  El clásico aborrecido mexicano del “ingesu”, el del “me vale madre”, el que se queja de mil cosas, pero el mismo que es participe de que todo siga igual o peor.  

Y eso lo digo de frente y aun sabiendo se molesten a quienes hago referencia, porque sinceramente no se vale; vivimos tiempos difíciles y hay que ayudar cumpliendo con lo que nos toca para salir adelante. En un tiempo en mi vida llegué a padecer la falta de ingresos hasta el punto que a veces no traía ni para las tortillas, literalmente hablando. Lloraba de desesperación al no poder correctamente proveer para mi familia, pero saben que, aún en esos momentos difíciles nunca dejé de pagar el agua y los otros servicios, ya sea con dinero prestado, conseguido o como fuera, pero mis obligaciones las cumplía.     

Quéjense fuertemente y exijan duro pero primero cumplan con lo que a cada quien le toca. Es como si tú fueras un carpintero (a) y haces una silla y a la hora de la hora no te quieren pagar, o si fueras un vendedor de “x” producto y fías o no te pagan un porcentaje considerable de lo que vendiste o surtiste. ¿Te mantendrías bien, sería rentable hacer negocios así? Claro que no.

Por cierto, actualmente en COMAPA Victoria hay un programa de descuentos muy ecuánime y justo acorde a los tiempos y al servicio que se ofrece, así es que no hay excusas para seguir de deudores. Una realidad es que existen discrepancias en cobros erróneos o tarifas injustas en ciertos sectores de la ciudad y precisamente este programa está basado para resarcir estos injustos cobros; y para los que piensan que las tarifas que cobran actualmente son elevadas, les comento que acorde a un estudio del Sistema de Información de Tarifas de Agua Potable (SITAP), las tarifas que cobra por los servicios brindados la COMAPA Victoria están por debajo de la media nacional.

Asi es que sin duda tienen la oportunidad o de ponerse al corriente o de seguir así de corrientes.

Tantito criterio…

Y en el caso de la CFE, que tristeza que busquen generar polémica politizando un tema así, hay maneras de llegar a consensos y acuerdos. Y a los usuarios, pónganse a pensar en las veces que casi les da el soponcio por el cobro alto en el recibo de luz al usar y/o consumir más de lo usual; ahora imaginen cuanta luz se necesita para hacer funcionar toda la red de bombeo que trae agua desde la presa Vicente Guerrero así como las estaciones y todas las bombas en el municipio, son cantidades de energía eléctrica que se traducen en millones de pesos mensuales para pagar. Por ello la importancia de aportar cumpliendo con los pagos, ayudando a que el organismo pueda cumplir con estos gastos y para el beneficio final de los usuarios.  

De corazón les pido generemos más conciencia y actuemos antes de que sea tarde, recordando que:

“No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo”

Jorge Alonso Infante Alarcón  

Carrera Licenciado en Relaciones Internacionales.

Maestría en Administración Pública en la U.A.M. Francisco Hernández García (U.A.T.)   

DONA AHORA

Para que HOYTamaulipas siga ofreciendo información gratuita, te necesitamos. Te elegimos a TI. Contribuye con nosotros. DA CLIC AQUÍ


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577