Hoy es Jueves 11 de Agosto del 2022


Experiencias filosóficas

Por: Ricardo Hernßndez El Día Sabado 22 de Agosto del 2020 a las 18:17

La Nota se ha leido 933 veces. 1 en este Día.

El artículo sobre Claude Lévy-Strauss (1908-2009) que acabo de leer hace días, me dejó pensativo, sobre todo por aquel momento cuando leyó el libro del antropólogo norteamericano  Robert H. Lowie “Sociedad primitiva”, ya que a partir de ahí su vida cambió para siempre, porque Lévy-Strauss supo que quería ser etnólogo.

Digo que me puso a reflexionar ese dato porque algo muy parecido me ha sucedido.

¿Qué es lo que me tiene tan interesado en el tema de la filosofía?

¿Qué razones existen para que yo esté emocionado en la búsqueda de respuestas con respecto al mundo, de Dios y del hombre?

La reiteración que voy a hacer sobre el recuerdo de donde surgió mi entusiasmo por las lecturas filosóficas y que a continuación voy a comentarles, es para mí, no precisamente para ti, estimado lector; aclaro, sólo el recuerdo, porque ya lo he dicho en otras ocasiones y quizá siempre me lo recuerde a mí mismo, una y otra vez.

La evocación es de aquella vez cuando cierta mañana me encontraba tomando café en un restaurante, con el padre Carlos Trueba Dávalos.

El padre había puesto sobre la mesa un libro cuyo título decía: “Historia de la filosofía medieval”, del autor Mauricio Beuchot (Torreón, 1950).

En ese momento le pregunté que si yo podía tomar el libro para leer unas páginas en voz alta. El padre me dio su consentimiento y comencé a leer.

Días anteriores a esa experiencia, yo había estado realizando investigaciones tanto en Internet, como en mi computadora sobre cómo diseñar y maquetar un libro, ya que me vi obligado a aprender.

Me di cuenta de que tenía paciencia para realizar estas investigaciones prácticas. Se me venía a la mente la palabra ‘investigación’, me pareció interesante, divertida, incluso, creativa.

Eso era lo que yo había estado haciendo: investigaciones.

Varias de esas investigaciones las realicé en libros en formato pdf y en libros físicos.

Nunca le había puesto tanta a tención a los libros donde el autor o autora pone información en notas al pie de página; o cuando el autor cita textualmente, entre otros detalles más.

Lo anterior lo menciono porque en los libros de filosofía los autores proporcionan importantes datos para que el lector que se interese por algún tema pueda realizar las búsquedas necesarias y complementar su información.

El caso está, en que un libro bien estructurado, un libro con una clara exposición, con un lenguaje accesible, nos invita a que lo leamos y al mismo tiempo vayamos aprendiendo.

De alguna manera me había preparado para observar esos detalles en un libro.

De tal suerte que cuando leí unas cuántas páginas del libro de Mauricio Beuchot, me quedé hechizado, aunque luego leí otros documentos más sobre el autor, eso ya fue una cuestión secundaria, porque el detonante fue el primer contacto con un libro de filosofía, con el libro de filosofía de Mauricio Beuchot.

Ahora, estoy hablando de un primer contacto racional, pensado. Porque hace varios años atrás, en la preparatoria, había tenido ese primer contacto, sólo que no fue por gusto, sino por un compromiso entre la escuela y yo, como estudiante.

Esta vez fue diferente, porque a través de la lectura pude  lograr apreciar un estilo de escritura muy profesional, a mi alcance, que aunque no entendí gran cosa sobre filosofía en esas lecturas, en cambio sí se despertó mi interés por conocer qué era la filosofía, y para qué servía, qué es lo que podía descubrir en ese mundo de los filósofos.

Pues ahí me tienen estudiando en casa, por mi propia cuenta, entretenido, divirtiéndome.

Ayer, por ejemplo, leí algo de Husserl, de Edmund Husserl (1859-1938). Lo poco que he leído de este gran filósofo, es que aparte de haber sido un filósofo muy importante de su época, fue un excelente maestro.

El producto de sus enseñanzas las podemos ver reflejadas por medio de su discípulo, el también gran filósofo del siglo XX Martin Heidgger (1889-1976).

Husserl también está considerado como una de las figuras más destacadas del siglo XX.

Sobre Husserl hablaré más adelante, en otras de mis columnas filosóficas, pues estoy preparando material para poder hacer un comentario al respecto de su carrera profesional.

Me he llegado a preguntar: ¿qué estuviera haciendo yo en esta etapa de mi vida de no haber sido por el libro que leí de Mauricio Beuchot?

No lo sé, es mi respuesta.

Pero hace días le mandé un correo electrónico al filósofo mexicano (Mauricio Beuchot) a través del cual le envié mis saludos. Él me contestó enseguida que se encontraba muy bien, gracias a Dios. 

¡Hasta pronto!

 



 

Ricardo Hernández Hernández
Poeta y columnista

Colaborador del portal:” Hoy Tamaulipas” hasta la fecha.
Actualmente estoy cursando un “Diplomado en Creación literaria” en la Biblioteca del Centro Cultural Tamaulipas, con el maestro José Luis Velarde.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577