Hoy es Miercoles 18 de Mayo del 2022


Niñas teniendo niños

Por: Juan RodrÝguez El Día Domingo 09 de Agosto del 2020 a las 09:32

La Nota se ha leido 1418 veces. 2 en este Día.

No recuerdo ni cómo se llamaba, pues solo la conocía de vista. Solo sé que era una chamaca muy guapa de cabello güero y frágil figura que levantaba suspiros por donde caminaba. Yo por aquel entonces tendría unos 14 años de edad y ella rondaba los 16. Vivía a la vuelta de mi casa, con sus padres y casi todos los días la veíamos los de la palomilla cuando venía de regreso de la preparatoria, contoneándose con esa singular gracia de su juventud. Tenía un montonal de enamorados y ella era muy dada a platicar con quien se le pusiera enfrente. Un día de buenas a primeras surgió una versión en el barrio. Que la chamaca estaba embarazada. Se hizo un escándalo. “La Güera” embarazada ¿Pero ¿cómo? ¿Cuándo? ¿De quién? A los pocos días sus padres abandonaron la casa que moraban. Unos vecinos dijeron que decidieron irse a su lugar de origen, avergonzados por el “error” de su única hija. Nunca más los volvimos a ver, pero por varios años “La Güera” fue punto de referencia entre muchas madres, para decirles a sus hijas que se cuidaran si no querían terminar como ella. Realmente nunca supimos como terminó esa damita, y ojalá que no le haya ido mal en la vida, pero su caso se puso de ejemplo en el barrio en aquella década de los 80´s, en que era muy difícil que una jovencita de 16 años saliera embarazada. Porque en aquel entonces era extraño saber de un caso de embarazo en menores de edad, y cuando se daba se presentaba todo un escándalo, y las familias lo consideraban una deshonra, pues eran otros tiempos. Hoy en día, a 30 y tantos años de distancia de ese hecho, las cosas han cambiado mucho. Hoy en día chamacas de 13 años, que no han dejado de ser unas niñas, resultan embarazadas, y lo peor es que ya se ve como un hecho normal, como si nada de raro hubiera en ello, cuando claro que es raro que haya niñas teniendo niños. Lo más lamentable es que hoy en día, con toda la información que hay por todos lados, con todos los avances en materia de anticoncepción, y sobre todo con lo supuestamente más “avispados” que están los chamacos de hoy en día, las niñas se sigan embarazando, trayendo así a la vida a seres de los que evidentemente no se van a responsabilizar, pues si no pueden con sus vidas propias, menos van a poder con las de los demás. Así pues vemos a jovencitas de entre 13 y 15 años de edad, rondando los hospitales públicos, o bien oficinas gubernamentales en busca de apoyo para poder atenderse de sus embarazos, porque como siempre pasa en la mayoría de los casos, los padres se vuelven irresponsables, ya nada más embarazan a las chamacas y se van, no vuelven a aparecer, se desatienden por completo del cuidado gestacional y de la atención médica subsecuente. Y es ahí donde tienen que entrar al quite los padres de la chamaca, los mismos que no supieron darle la debida educación sexual, y que ahora tienen que volver a enfrentar el volver al rol de padres, aunque ahora con los nietos, con los gastos, tiempo, dedicación, empeño, que todo ello representa. ¿Y todo por qué? Porque la chamaca tonta se embarazó, todo por darle gusto a un imberbe al que no le interesaba en lo más mínimo, y que solo buscaba placer, sin medir consecuencias, y con ello termina desgraciándole la vida a la chamaca, desgraciándole la vida al chamaco que está por venir, y desgraciando también a los abuelos, que ya iban de salida en su etapa como padres, y que ahora tienen que volver al ruedo, para criar al nieto, bajo el argumento de que hay que apoyar a la niña en su error, lo que dicho sea de paso no deja de ser otro craso error, pues esa niña, salvada su situación, al rato va a volver a caer en el mismo error, que al cabo papá y mamá me ayudan, y hasta el gobierno me paga el embarazo. Y así se la va a pasar, llenándose de chamacos, con la vida pérdida, todo por no ser inteligentes, por creer que con un chamaco se va amarrar una relación. Y así hay muchos casos en todo México, y ya ni siquiera hay vergüenza a ello, nadie se va de su barrio tras salir embarazada. Ya es algo tan normal, y tan lamentable, que da pena ajena saber que aun haya tanta estupidez, en tiempos de basta inteligencia.

Juan Rodríguez Contreras

Ha sido dirigente de la Asociación de Periodistas de Nuevo Laredo.
Es columnista del periódico El Líder de Nuevo Laredo. Colabora para el portal de noticias HOYTamaulipas y para el periódico El Gráfico de Ciudad Victoria. Es además editor del portal Revista La Neta (www.revistalaneta.com.mx) Es periodista desde hace 28 años y ha trabajado en los periódicos Laredo Ahora, El Diario y Última Hora de Nuevo Laredo, así como ha sido comentarista de varios noticieros radiofónicos en Nuevo Laredo.

 

 


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577