Hoy es Martes 05 de Julio del 2022


Componentes del virus 4T: Tardanza, tibieza, taras y temeridad

Por: Norberto Lacarriere El Día Viernes 20 de Marzo del 2020 a las 23:27

La Nota se ha leido 935 veces. 3 en este Día.

¡Suben!

Señores, señoras, jóvenes y comunidad en general: vamos a cuidarnos. Es primordial quedarse en casa si no hay a qué salir y, ante todo, mantener la higiene personal.

Atendamos a las autoridades que sí están actuando prudentemente y a cuya información oficial hay que estar atentos.

Las clases se suspendieron por orden de la Secretaría de Educación Pública, pero fueron los estados los que decidieron adelantar la fecha.

De igual forma están ordenándose las suspensiones de misas, asistencia a eventos públicos de entretenimiento y las actividades deportivas masivas en espacios abiertos o cerrados.

(Debido a que no es un asueto vacacional sino preventivo por causas epidemiológicas, la SEP transmitirá clases en línea o por televisión, algo digno de aplauso que deben respaldar los padres y alumnos).

Desde luego, no toda la gente en el sector privado ha acatado esto, porque ven que la situación aún no es tan grave en varias regiones del país y porque cientos de miles viven al día y prefieren salir a trabajar.

Sin embargo, hay algo que nos hace sentirnos en la orfandad (a quienes sabemos lo que significa tener madre, dignidad y vergüenza): El titular del gobierno federal no ha actuado con prontitud y atino frente a la amenaza del coronavirus o COVID-19, mal catalogado de pandemia a nivel mundial.

Es vergonzoso, pero también es de miedo, ver la forma en que esta administración (de algún modo hay que llamarle) se mantiene ajena a la realidad.

También es de asco ver a la mayoría de los legisladores afines a la 4T operar políticamente a favor de sus intereses políticos.

En efecto: Mientras el país se volcaba en psicosis y temor por tanta información ante la amenaza de una epidemia y pese a los cerca de 170 casos confirmados y una muerte registrada por Coronavirus, estos congresistas de MORENA sacaron el cobre.

Sí, se agarraron votando por la reelección de diputados y senadores, en vez de pronunciarse por medidas para enfrentar social y económicamente el futuro inmediato en México.

¡Vaya atentado contra la democracia! ¿Y los idólatras? Callados o balando al son de las sandeces de su mesías.

En cualquier otro país desarrollado y con decoro, un congreso cabal, decente y profesional actuaría de forma distinta, cancelando programas no esenciales y ponderándonos salud y la seguridad.

Ese mismo congreso ya habría amonestado a aquel presidente que hubiese mostrado un par de estampitas religiosas, de manera casi burlona y vulnerando el estado laico, en lugar de ver por la salud de la población.

Pero cómo estamos en México, donde emular a un cómico de cuarta o a un gritón de la lotería parece ser requisito de distracción ante los problemas nacionales, sólo podemos entender que aquí se cambian soluciones por payasadas e incongruencias.

En medio de toda la crisis e incertidumbre, el gobierno federal actuó de una forma que solo se percibe como desproporcionadamente insensible.

De hecho, hasta este 20 de Marzo seguía así en muchos sentidos.

Primero, al invitar a la gente a abrazarse, minimizando la naturaleza del contagio a pesar de las indicaciones de la propia Organización Mundial de la Salud.

Luego, por admitir a viajeros de Europa que llegaban vía área, tras prohibírseles aterrizar en Estados Unidos, aunque terminara por recular por la que se cree que fue una orden de la Casa Blanca, pues ha anunciado que tales vuelos se cancelan.

Posteriormente, con la prohibición de que laboratorios privados apliquen pruebas para la detección del coronavirus, situación que puede entenderse en dos vertientes:

Para que los laboratorios no abusen de los costos (como algunos llevaron a hacerlo, en efecto).

Para que los resultados no arrojen datos que afecten la imagen del presidente.

Por último y no menos importante: No haber restringido el cruce hacia México en la frontera norte.

En cambio, el gobierno de Estados Unidos sí lo hizo, prohibiendo “visitas no esenciales” y protegiendo su territorio de eventuales contagios, mientras que la cancillería mexicana no ha respondido a la petición del gobierno de Tamaulipas para que atiendan a tanto migrante varado en los municipios norteños.

Sí, ahí, donde miles de centroamericanos están en condiciones de hacinamiento y pobreza porque debido a la contingencia se les suspendieron las citas para buscar el asilo en Estados Unidos.

COLOFÓN

Para rematar con el catálogo de absurdos, tenemos a un par de especímenes que compiten por ver cuál es el más servil en la 4T: El subsecretario de Salud, HUGO LÓPEZ-GATTEL y el anolisto (perdón, analista) JOHN ACKERMAN.

El primero eructó hace unos días dos tarugadas: que la fuerza de AMLO es moral, no de contagio (¿Acaso lo quiso llamar santo?) y que ojalá le diera coronavirus (al presidente) para que después quedara inmune.

Luego, ACKERMAN salió a llamar a LÓPEZ “científico”, por ser quien dicta las órdenes a los funcionarios. Así comí lo lee. ¡El colmo de la zalamería!

O aún peor: del fanatismo que termina haciendo que tanta formación académica y profesional de ambos convierta a sus títulos en viles tapetes.

Por su atención, gracias, por hoy, ¡Bajan!

Confesiones, réplicas y uno que otro aplauso aenterados2004@yahoo.com.mx.

NO TENGO INTERMEDIARIOS NI ASESORES.

Norberto Lacarriere Lezama

Comunicólogo de carrera y vocación.
Reportero, columnista, investigador, caricaturista político, conductor radiofónico y televisivo.
Su columna “Palabras Férreas”, se publica en diversos medios cibernéticos. Ha sido director y fundador de importantes proyectos informativos en Tamaulipas. Es director de Noticiarios y coordinador de Producción informativa en EXA FM/ Libertas Radio 89.5 FM en Matamoros y actual colaborador corresponsal de WRadio.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577