Hoy es Miercoles 26 de Junio del 2019


El mensaje: ¿Interesa o no?

Por: Melitón Guevara El Día Viernes 26 de Abril del 2019 a las 22:44

La Nota se ha leido 341 veces. 1 en este Día.

Una revisión de los post o mensajes en Facebook como en Twitter indican un fenómeno: la polarización en torno, por decir, a lo que hace y deja de hacer el gobierno federal encabezado por AMLO. Encontramos férreos defensores del actual Presidente y otros que, de manera obstinada, persistente, hacen gala de encontrar y magnificar potenciales fallos en el ejercicio del poder. Y claro, AMLO, con sus posturas, también extremas, potencia unas y otras.

Así me he encontrado con amigos, académicos en su mayoría, que han tomado decisiones drásticas. Por ejemplo, uno de ellos, la semana pasada hizo notar que había cancela su suscripción a reforma.com y otros, amigos y seguidores de él, hacen notar que ya hicieron lo mismo: la medida, se entiende, es el resultado del enfrentamiento entre el Presidente y el periódico Reforma. Aquí es, entonces, cuando se tiene que ver la concepción que se tiene de tolerancia como de intolerancia.

PODER Y COMUNICACIÓN.

Así se llama un libro de Manuel Castels: cuyos títulos académicos no ponen en duda sus aseveraciones en torno a un tema que, hoy por hoy, está en todas las mesas de discusión: el poder y la comunicación. Es un libro, digamos básico o fundamental, para entender lo que está sucediendo en la actualidad, no solo en México. En este caso, solo quiero recuperar una aseveración que hace en el prólogo y que tiene que ver con el mensaje, el destinatario y el emisor o la fuente.

Narra su experiencia de opositor a la dictadura franquista y de cómo en sus años de universitario ideo dejar panfletos antifranquistas en los cines. En su reflexión apunta: “…entonces no sabía que el mensaje sólo es eficaz si el receptor está dispuesto a recibirlo (la mayoría no lo estaba) y si se puede identificar al mensajero y si este es de fiar”. Líneas después asevera: “Lo que entonces intuía, y ahora creo, es que el poder se basa en el control de la comunicación y la información…”.

¿POR QUE GANO FOX?

En el 2000 el PAN, con Fox a la cabeza, logro lo que parecía imposible: sacar al PRI de Los Pinos. Y muchos se habrán de preguntar: ¿Por qué gano? Sí, porque gano, no era –digamos-, el candidato mejor preparado, había sido ejecutivo de la Coca Cola, pero además ni siquiera era panista. Y buena parte de los expertos y analistas llegan a una conclusión: les dijo, a la gente, lo que quería escuchar… un mensaje distinto, fuera de lo común, en contra de la corrupción y de quienes enquistados en el poder medraban y medraban.

Dijeron: la democracia llego para quedarse. No logro avances significativos; intento gobernar al estilo PRI, con amigos y compadres. Luego le siguió Felipe Calderón: y no logran cuajar nada significativo, de tal manera que se notara un cambio. Por eso, la gente volvió a creer en el PRI, y con EPN regreso a Los Pinos. El mensaje de cambio, de innovación, de cambio, de Fox y Calderón no se convirtieron en realidad.

MENSAJE Y HECHOS.

¿Son intolerantes los que, digamos, cancelaron la suscripción a reforma.com? ¿Son intolerantes los que, día a día, machacan, reiteran, pifias o potenciales errores gubernamentales? Para tal efecto, retomo las palabras de Castels: “La forma en que sentimos y pensamos determina nuestra manera de actuar, tanto individual como colectivamente”. Así de simple y sencillo: quienes cancelan una suscripción, o se niegan a leer a determinado articulista o periodista, solo actúa en consecuencia a su forma de pensar: no está dispuesta a pensar ni a leer cosas diferentes a las que está convencido.

La cuestión es muy simple: los mensajes tienen que coincidir con los hechos. Un mensaje repetido una y mil veces, si no está sustentado en los hechos, cae por su propio peso. Y el académico, el intelectual, tiene que asimilar todo, puesto que su tarea es, a la larga, hacer digerible esa información a la población, a la ciudadana que, en las elecciones, vota por uno y otro candidato.

SELECCIONAR EL MENSAJE.

Efectivamente, como receptores, tenemos la capacidad de seleccionar el mensaje; y, además, como bien lo dice Castels, asumirlo en función a la credibilidad de la fuente. Y no podemos perder de vista que, en muchos de los casos, tarde o temprano la fuente, o el emisor, pierde la credibilidad precisamente por faltar a la verdad o no sustentarla en datos que confirmen la aseveración. En la práctica, aunque haya selectividad, es preciso leer más y mas información para completar el cuadro, entender una realidad.

Melitón Guevara Castillo

Licenciado en Administración Pública (UAT),  Doctor en Comunicación y Periodismo (Universidad de Santiago de Compostela).

Profesor Emérito de la UAT. Líder del Grupo de Investigación “Democracia y Comunicación Política” de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (Victoria, Tam.,).

Representante en Tamaulipas de la Red Nacional de Investigadores de la Calidad de la Democracia.  

Escribe la columna política DESDE ESTA ESQUINA, desde 1984 en El Diario de Cd. Victoria y actualmente en Hoy Tamaulipas.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577