Hoy es Miercoles 26 de Junio del 2019


Seamos INtolerantes

Por: David Vallejo El Día Jueves 24 de Agosto del 2017 a las 08:25

La Nota se ha leido 1542 veces. 1 en este Día.

Consejo: Por lo tanto, debemos reclamar, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. K. Popper.

Te invito a que seamos intolerantes con los intolerantes. El filósofo Karl Popper durante la segunda guerra mundial escribió "la sociedad abierta y sus enemigos" donde expuso "la paradoja de la tolerancia". En este escrito señalaba que la tolerancia ilimitada conducía a la desaparición de los tolerantes. Tomando como base dicho planteamiento, debemos mostrar intolerancia intelectual hacia quienes rechacen las bases mínimas que conforman una sociedad libre y atenten contra los derechos esenciales de las personas, esto es parte del acuerdo que cimienta nuestro Estado. O bien, hacia aquellos que no están dispuestos a la argumentación y al debate público y racional. Sin embargo, debemos ser cuidadosos, la intolerancia contra los intolerantes debe exigirnos sabiduría y responsabilidad. Aceptemos a quienes tengan una visión del mundo distinta pero exijamos siempre el respeto a la ley y entre unos y otros. No propaguemos el odio, mejor cuestionémoslo.

Vivimos un "Verano de odio" en el que las guerras definitivamente dejaron de ser monopolio de los Estados y el terrorismo se ha simplificado con el uso de virus cibernéticos, explosivos caseros y sobre todo, fanáticos dispuestos a morir y provocar terror con cuchillo en mano o conduciendo un vehículo. Hoy vemos como se le declara la guerra a países, gobiernos, culturas, religiones y razas por parte de organizaciones no gubernamentales, militarizadas y terroristas como el Estado Islámico, el Ku Klux Klan, los neonazis y los supremacistas blancos.

En la actualidad, la búsqueda de sociedades homogéneas e idealizadas parece que está ganando terreno. Se odia más abiertamente, se exhibe con orgullo el rechazo al distinto y se propagan mensajes de odio. Uno de los motivos de ésta lamentable situación, está en los políticos que legitiman sus emociones como si fueran argumentos racionales. Estos, ante al miedo de la sociedad, reaccionan motivados por el apoyo del temeroso, pisoteando la civilidad con mensajes simples o argumentos engañosos que sólo siembran división. Bruce Hoffman, profesor de la Universidad de Georgetown y experto en el tema, manifestó que "Cualquier reacción inmediata y emotiva en lugar de sobria y reflexionada les da ventaja a los terroristas". Otro motivo tiene que ver con el boom de las redes sociales y el acceso a la información. En esta coyuntura, la percepción suele imponerse a la realidad, lo cual es aprovechado por grupos de terroristas que pretenden sembrar una percepción de miedo que poco a poco va radicalizando al mundo. Las redes sociales son la Yihad del nuevo siglo. Los terroristas saben que el terror como propaganda funciona porque el miedo se viraliza. Definitivamente estamos viviendo una epidemia de miedo por contagio.

Los actos terroristas del Estado Islámico en Europa han acaparado la atención de medios de comunicación en los últimos días, al igual que la tragedia racial en Charlottesville en Virginia, Estados Unidos. En los primeros, el odio es contra el occidente y su modo de vida, en el segundo, si bien, se motivó a partir de los planes de remoción de una estatua del general confederado Robert E. Lee, el atropellamiento masivo fue provocado por un joven de 20 años creyente en la supremacía blanca. Sin embargo, ¿Qué motiva al terrorista? ¿La pobreza? ¿La injusticia? ¿La desesperanza? ¿La religión? ¿La raza? Sin duda, el odio, la obtención de algo de manera egoísta y la creencia narcisista de ser superiores. Este narcisismo es alimentado por una inseguridad de tipo personal en la que el individuo necesita integrarse a un grupo, ser parte de una tribu para sentirse seguro y solidario, o bien, por una colectiva ante la identidad nacional de un país que dejo de ser lo que era, o bien, en el que la sociedad cada vez es más plural o diversa.

¿Cómo hacer frente a ésta violencia? Combatiendo al terrorismo sobre la base de realidades y no de prejuicios. Compro la idea de la inteligencia y un mejor trabajo policial. También la de la integración. Se debe tener cuidado en aislar o intimidar a grupos, ya que podemos inferir que esto provoca que sea menos probable que informen sobre una radicalización que distingan como riesgo.

Por otra parte, los medios de comunicación, al menos deben auto regularse. Si bien, las redes sociales, son espacio de colaboración y solidaridad por excelencia, también parecieran una especie de zona extraterritorial donde la gente puede hacer todo lo que le venga en gana. Es ahí, donde el Estado Islámico pretende embellecer su terror haciéndolo popular, utilizando nuestros códigos culturales. Alex Romero, CEO de Alta Data Analytics, en entrevista señalaba que a un lado quedaron los terroristas que pronunciaban sus discursos de odio desde cuevas. Hoy en día, su radicalización se volvió glamorosa y se aprecian en videos bien producidos donde se muestra a soldados sonrientes, de distintas razas, como si fuera un anuncio de Benetton. Al respecto, Google a través de su presidente ejecutivo, Eric Schmidt ha propuesto una serie de algoritmos que permitan rastrear todos los mensajes del Estado Islámico para eliminarlos al momento.

¿Cómo hacer frente al odio que motiva la violencia? Cuestiónanos nuestros miedos y como bien diría, Popper "defendiendo el derecho a la discusión crítica (racional) que permite el mejoramiento gradual y nos distancia de la violencia". Además cuidando nuestras palabras, la forma en que nos expresamos o referimos del prójimo y la manera en que reaccionamos ante las expresiones de odio. Debemos contribuir también, evitando magnificar el terror y el odio de quienes pretendan propagarlo, siendo responsables en nuestras conversaciones como en las redes sociales. No permitamos que nos gane el morbo.

Vayamos un poco más allá, solidaricémonos con quien se sienta atacado, comprendamos que en una sociedad no existe el nosotros y ellos, y, restablezcamos la universalidad del discurso de los derechos civiles. En el caso específico del Estado Islámico, no será posible vencerlo con armas, si la comunidad musulmana no se organiza y realiza un esfuerzo sostenido para ofrecer una alternativa a las versiones extremistas de interpretación del Islam.

Ya para cerrar, sabemos que desde siempre ha habido un rechazo a lo distinto y en México hemos permanecido indiferentes ante éste hecho. Un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentado recientemente, daba a conocer que a la gente con un tono de piel más oscuro le resultaba más difícil salir adelante, ya que esto influía en su nivel de estudios y en sus oportunidades laborales. En dicho estudio, un 23% de los encuestados dijo no estar dispuesto a vivir con alguien de otra raza o cultura distinta y un 72.2% consideró que existe racismo en México. Esta es nuestra triste realidad en la que se discrimina tanto al indígena como al hermano centroamericano que emigra en busca del sueño americano o simplemente, de mejores condiciones de vida. ¿Clasistas o racistas? En fin, una sociedad dividida como la nuestra no sólo es más débil para hacer frente a sus grandes retos, sino es más propensa a expresiones y manifestaciones de odio. También estamos divididos por posiciones políticas de quienes simplifican el debate y el argumento en un "a favor o en contra de..." y no en un "a favor porque...".

Reconozcamos que nuestra identidad y riqueza cultural está en la diversidad, en ser un mosaico de estímulos vivos que magnifican los sentidos por su intensidad de colores, sabores, texturas y también de creencias, ideologías, principios y costumbres. Tomando un verso de Jarabe de Palo podría decir que "nuestra pureza está en la mezcla".

Ante este mundo y país temeroso, desbocado y lleno de contradicciones, nos queda el rechazo al odio en todas sus formas, la apertura, el respeto, el entendimiento y la tolerancia a todos menos a los intolerantes. Si por motivo de tiempo o espacio se imposibilita el debate racional, directo, con estos últimos, al menos, no votemos por ellos, no permitamos que nos gobiernen. En el Estado moderno no hay espacio para el fundamentalismo, sólo para el pragmatismo que fundamenta a la democracia con base en la premisa de que todos somos iguales.  En la naturaleza, como bien lo expresara B. Obama en un tweet "Nadie nace odiando a otra persona por su color de piel" agregaría también por sus creencias, nacionalidad, religión y raza.

Placer culposo:

Tres libros, uno que pone a la astronomía y la astrofísica al alcance de todos, "Astrophysics for People in a Hurry" de Neil Degrasse Tyson. Otro para reflexionar, "La economía del bien común" del premio Nobel, Jean Tirole. Y uno más para estos tiempos "El Odio" de la periodista alemana Caroline Emcke, sobre la pluralidad y la tolerancia.

David Vallejo

Nació en Tampico, Tamaulipas en 1979.  Es licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la UDEM, cuenta con maestrías en Política y Gobierno por el Colegio de Tamaulipas y Administración Pública por el INAP - IOUG. Actualmente estudia la maestría en Comunicación política y Gobernanza y es doctorando en Ciencias Sociales. Ha sido funcionario y profesor, comprometido con la buena política y la naturaleza, hombre de familia, melómano y lector.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577