Hoy es Miercoles 08 de Abril del 2020


EnREDarse o Morir

Por: Alberto Rivera El Día Viernes 23 de Diciembre del 2016 a las 15:23

La Nota se ha leido 1003 veces. 1 en este Día.

Era 1997, llevaba apenas unos meses siendo docente de preparatoria. Una época crucial no solo por el cambio de actividad profesional que desarrollaba ya que por mucho tiempo incursioné en el futbol profesional o por los nuevos compañeros de trabajo que tenían ya muchos años dedicados a la docencia; también porque a la vida de todos los púberes que ahí estudiaban llegó la enciclopedia multimedia digital de Microsoft, la famosa Encarta. ¡Y en español! Los miles de artículos venían en un formato novedoso para la época: el CD-ROOM. Entonces, cuando los alumnos conseguían apartar las computadoras de la biblioteca con suficiente anticipación, podían dejar a un lado el tedio del pizarrón para investigar, en equipos de dos o tres, el tema que para los docentes nos pareciera pertinente.

Un alumno me dijo: “Sí, yo también hice copy+paste”. Primero con la flamante Encarta y, años más tarde, con los inagotables recursos de sitios como el Rincón del Vago. Pero todo eso en un momento en que los alumnos nos comían el mandado a los maestros. Nos tocó conocer los niveles de tecnología al mismo tiempo. Mientras nosotros buscábamos la manera de incorporar las nuevas herramientas en beneficio del aprendizaje de nuestros alumnos, ellos hacían justamente lo contrario: acortar el camino, hacerse la vida más fácil y obtener excelentes resultados de todos modos.

Paso un tiempo considerable antes de que los maestros nos diéramos cuenta de que la mejora del desempeño de los alumnos tenía que ver con la combinación de CONTROL+C y CONTROL+V que con la motivación resultante de nuevas formas de aprender.

Novatos en las oscuras artes del plagio, no pensaron que resultaría sospechoso que la mitad del salón escribiera lo mismo y con modismos castellanos.

Podría considerarse que ese comportamiento fue perjudicial para los estudiantes de la llamada generación MILLENIAL. Y sí, tal vez no obtuvieron el conocimiento necesario sobre el PALEOLITICO, pero sin duda, y viéndolo en retrospectiva, aprendieron algo más importante a experimentar con nuevas herramientas, lo mismo sucedió en ese lejano periodo de evolución humana.

Una década después, el destino volvió a ponerme en un lugar y un momento críticos para experimentar con nuevas tecnologías. Desde ese entonces y hasta la fecha, la tecnología ha sido algo inherente a mi vida profesional.

Pero antes de ahondar en ese tema quiero hacer un breve recuento de los cambios que forjaron mi identidad virtual en mis estudios de posgrado. Si bien asistir a clases con computadora personal no era un requisito, las horas libres orillaron a las hordas de estudiantes de posgrado a equiparse con una lap top. La gran mayoría teníamos una cuenta de correo Hotmail, hasta que algunos afortunados recibieron una exclusiva invitación para usar el nuevo servicio de correo de GOOGLE, el ahora cotidiano Gmail. La treta de GOOGLE funcionó: su política de invitaciones creó una expectativa nunca antes vista con las cuentas de correo electrónico.

Otro momento clave en mi formación virtual tuvo lugar en  2007. La generación de estudiantes llamados MILLENIALS se iniciaba en los andares sociales en la red con Hi5. Compartir fotos de viajes y fiestas con los amigos nunca habría sido tan sencillo. Y una manera de aprender sus estilos de vida fue incursionar en esta red social para estar en contacto con mis alumnos y personas afines.

Todo iba bien hasta que me fui a estudiar a Londres. La tecnología acorta distancias, pero en este caso eso no fue lo que sucedió. Apenas un mes después de mi llegada a Inglaterra noté que mis alumnos y mis amigos no actualizaban su perfil, no compartían fotos conmigo y no me escribían siquiera un mensaje para preguntar cómo estaba o para decirme que me extrañaban. Siempre he estado orgulloso de mis amistades, pero en ese momento todo parecía indicar que se habían olvidado de mi.

No contaba con la astucia de un joven 10 años menor que yo cuyo proyecto escolar rompió esquemas y transformó para siempre la forma en que nos relacionamos. Mark Zuckerberg fue el culpable de mi aislamiento virtual. Precisamente a mediados de 2007 se estrenó la versión en español de Facebook; mis amigos en México no tardaron en olvidarse de Hi5 y mudarse en masa a la nueva red social. A casi 9 000 kilómetros de distancia, tuve que imitarlos para no perder contacto con ellos. Una importante lección sobre la vertiginosa velocidad con la que evolucionan las coas en la era del internet y una reinterpretación del concepto de adaptación biológica propuesto por Darwin: enredarse o morir.

Twitter: @Alberto_Rivera2

Alberto Rivera

Construyo procesos de comunicación siendo y haciendo cosas diferentes, provocando emociones y moviendo conciencias hacia la participación social y política.

Ayudo a potenciar marcas de proyectos políticos y gubernamentales a través del descubrimiento de insights, arquetipos de marca y estrategias de comunicación política.

Soy consultor, catedrático y speaker en Estrategias de Campaña Política y de Gobierno. Director General de Visión Global Estrategias.

Soy originario de Tampico, Tamaulipas y cuento con una Maestría en Educación, Maestría en Política y Gobierno y Doctorado en Filosofía; además de tener diversas especializaciones en Comunicación Política, Consultoría Política e Imagen.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577