Hoy es Viernes 15 de Noviembre del 2019


En busca de un Pueblo Mágico

Por: Juan Rodríguez El Día Miercoles 26 de Octubre del 2016 a las 11:41

La Nota se ha leido 1200 veces. 1 en este Día.

Salimos a las 10 de la mañana y llegamos poco despuesito de las 12 del mediodía. El trayecto fue por la carretera nacional 85, y seguida de largo, sin necesidad de incorporarnos a la autopista y desembolsar 205 pesos.

El punto de partida fue Nuevo Laredo, Tamaulipas, y el de llegada Bustamante, Nuevo León, pasando por Vallecillo, Sabinas Hidalgo y Villaldama, que también forman parte de dicho estado. De Sabinas en adelante empiezan los cerros, que se intensifican en Villaldama y se tornan majestuosos llegando a Bustamante.

En todo el trayecto la carretera es de doble sentido, un carril para cada lado, angosta en demasía, pero segura, y en buen estado. Nada que ver con los comentarios clásicos de que la carretera está espantosa.

Claro que tiene sus baches, pero su estado no es tan deplorable. Para llegar a Bustamante hay que atravesar unas vías del tren, lo que significa que el poblado se estrangula cada vez que pasa el ferrocarril. Pero ya una vez pasando las vías, todo se convierte en mágico. La bienvenida con rumbo al centro la da una casa de campo con pasto perfectamente cortado al ras, y unos borregos pastando.

Una casa de ensueño donde hasta el columpio de cuerda amarrado sobre un enorme árbol, la vuelve demasiado pintoresca. Conforme se avanza se encuentra uno con enormes campos de nogales. Yo que siempre he presumido que Nuevo Laredo es tierra de nogales, me quedó atónito al ver tantos de estos árboles en este pueblo casi mágico, y donde en pleno agosto los frutos, aun verdes, empiezan a mostrarse.

Ya en octubre empiezan a caer las primeras nueces, y vaya que son nueces ricas, carnosas y altamente degustables. No cabe duda que Bustamante es tierra de nogales.

No se avanza mucho para llegar al centro de la ciudad, sobre la calle Independencia. Luego lueguito está la Presidencia Municipal y justo enfrente la plaza dedicada a la memoria de los ilustres Hidalgo, Juárez y Madero.

Una estatua tripartita de los héroes adorna el centro de la vieja plaza, donde además resalta su kiosco, infaltable en este tipo de pueblos.

Detrás de la plaza está la iglesia de San Miguel Arcángel, también conocida como la iglesia del Cristo de Tlaxcala, por tenerse ahí una imagen de un Cristo que trajeron al pueblo un grupo de tlaxcaltecas, que según la historia, arribaron para trabajar en las minas, y se quedaron formando así parte de la historia del lugar.

También en los alrededores de la plaza hay algunas panaderías que ofrecen el clásico Pan de Bustamante. Hay una que se llama

La Especial, y que hace honor a su nombre, ya que elaboran un pan muy especial. Siguiendo uno de largo por la calle Independencia, llega hasta el panteón, el cual también es un sitio histórico, pues hay tumbas de más de 300 años, muchas de ellas ya derruidas por el paso del tiempo, pero que eso mismo las hace atractivas a los ojos de quienes visitan por primera vez el pueblo.

La calle del panteón lleva hacia dos sitios más, interesantes también, y ubicados en sentidos opuestos. Las grutas de Bustamante, ubicadas a casi seis kilómetros del poblado, en la Sierra de Gomas, tan majestuosas como peligrosas, pues si no se va con un guía se corre el riesgo de perderse en sus casi tres kilómetros de longitud.

Hasta la subida al cerro es emocionante, y ya dentro las cavernas, cuevas y formaciones geológicas, son maravillosas, un verdadero encanto para los ojos de cualquier mortal. Y del otro extremo está un enorme centro recreativo llamado El Molino, con afluentes naturales que emergen de las montañas. Hay un riachuelo donde la gente se mete para refrescarse, y el agua es tan cristalina que se puede ver uno con claridad los pies, y hasta descansarlos al pisar las piedras que están en el fondo y que masajean la piel en cada paso que se da dentro del afluente. Con suerte y hasta pececillos se podrán ver nadar.

Hay también albercas por donde va fluyendo la misma agua que sale del arroyo, asadores y “puentes” para atravesar el riachuelo, formados por los mismos árboles, en una clara muestra de cómo la naturaleza abre caminos.

Y en el rumbo al mismo centro recreativo hay multitud de cabañas que se rentan, para quienes quieren descansar, quedándose a seguir disfrutando del sitio. Amanecer en Bustamante es otra maravilla, ver como los rayos del sol van “pintando” de amarillo los enormes cerros. Ya de regreso al pueblo hay la oportunidad de hospedarse en algunos hoteles. El más tradicional es el Ancira, situado también por la calle Independencia. Y muy recomendable su restaurante, a mi gusto el mejor de la ciudad, con su especialidad de cabrito al horno.

El mismo restaurante es un gran museo, con recuerdos de gente que ha visitado el sitio, cabezas de animales cazados, llaves, muchas llaves antiguas colgadas de sus diversas paredes, un cuadro de piedras de punta de lanza, rifles viejos, y un montón más de antigüedades.

Las habitaciones del hotel aparte de ser confortables y bien acondicionadas, tienen un dejo de antigüedad que lleva a pensar que se está en una época lejana. Hay otros hoteles como La Casita, Le Petite y Posada San Miguel, que también tienen lo suyo en cuanto a hospedaje se refiere. Bustamante cuenta además con un museo dedicado a la historia del mismo pueblo.

El Museo de la Memoria Viva, se sitúa en un edificio denominado “El Parián”, que antes funcionaba como mercado. Según los lugareños en breve abrirán otro segundo museo, con lo que las autoridades buscan que el pueblo sea considerado Pueblo Mágico.

A decir verdad, Bustamante tiene todo para ser un Pueblo Mágico, y se espera que en la nueva convocatoria que ha sido abierta para tal efecto, por fin se le dé ese sitio que le pertenece.

No está de más decir que Bustamante vive en gran parte del turismo, y que su gente es amable y orgullosa de sus raíces. Bustamante está solo a dos horas de Nuevo Laredo, como igualmente a dos horas de Monterrey.

Ir a este pueblo sin su magia reconocida oficialmente aun, pero latente en cada uno de sus sitios, es ir a formar parte de su nueva historia que se avecina.

Juan Rodríguez Contreras

Ha sido dirigente de la Asociación de Periodistas de Nuevo Laredo.
Es columnista del periódico El Líder de Nuevo Laredo. Colabora para el portal de noticias HOYTamaulipas y para el periódico El Gráfico de Ciudad Victoria. Es además editor del portal Revista La Neta (www.revistalaneta.com.mx) Es periodista desde hace 28 años y ha trabajado en los periódicos Laredo Ahora, El Diario y Última Hora de Nuevo Laredo, así como ha sido comentarista de varios noticieros radiofónicos en Nuevo Laredo.

 

 

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577