Hoy es Miercoles 06 de Julio del 2022


El llorón

Por: Javier Rosales El Día Martes 04 de Octubre del 2016 a las 13:41

La Nota se ha leido 1327 veces. 1 en este Día.

Como si no fuera suficiente el lastimoso y aplastante rechazo que recibió del magisterio tamaulipeco, ahora algunos profes hacen escarnio, se burlan, se regocijan cuando intercambian entre ellos videos y fotografías que con celular en la mano captaron de él, cuando escondido por los rincones, temeroso que alguien lo vea, meditaba con la mirada clavada en el piso, como extraviada.

De su altivez, de ese porte de metro sexual de los años setenta que le fue clásico y que solo sus cercanos le festejaban, nada quedaba, por el contrario exhibía un rostro pálido, desencajado, de clara derrota, que no pasó desapercibido para algunos delegados que hoy se ríen a carcajadas de aquel cuadro que, sin querer, les obsequió Rafael Méndez Salas.

A través de una ventana con las persianas arriba de la oficina de Roberto Fabián, allá en el SARTET, a eso de la una con treinta de la madrugada y sentado en una silla, Rafa soltó los brazos cansado, se limpió los ojos con un pañuelo y luego voltio el rostro cuando se percató que un grupo de maestros mirones lo estaba grabando, por ello le pidió a un incondicional que le pusiera fin al espectáculo.

Dicen, algunos de esos testigos, que Rafa lloraba, que los conmovió su lamentable estado de ánimo, mientras que a unos metros en el auditorio del SARTEL cientos de sus compañeros se hacían garras para elegir a su sucesor en la dirigencia magisterial de Tamaulipas.

Un gran peso cargaba Rafa sobre sus hombros en ese momento, puesto que palpó, sufrió el rechazo de aquellos que creyeron en él, en sus propuestas, en su buena intención de hacer lo posible para que la sección 30 del sindicato luciera, brillara, como lo lograron sus antecesores Arnulfo, Noé, Enrique y Jaime, entre otros, que hoy aun le extienden la mano con confianza y con cariño a los trabajadores de la educación que se cruzan en su camino.

Nadie sabe que le sucedió a Rafa que le impidió controlar a ese belicoso gremio, aunque algunos delegados creen que fue su soberbia, su falta de palabra y su apatía lo que lo sepultó en el gusto de esos cientos, tal vez miles de maestros que inútilmente tocaron su puerta como último recurso para encontrar una solución a sus conflictos.

Otros, dicen que el ex dirigente nunca asimiló ni valoró que representó al sindicato más poderoso de Latinoamérica, gracias al único mérito de haber constituido el último eslabón de Elba Esther Gordillo, hoy en desgracia por vida y obra de la actual administración nacional.

No, nunca entendió Rafa que ser dirigente es un privilegio, pero también una enorme responsabilidad, por eso su sonrisa fingida y sus constantes pavoneos corporales no surtieron efecto en la convención magisterial en la que sus mismos agremiados lo colocaron en el centro de una masacre.

Tampoco, asimiló bien lo que en una ocasión le preguntó un reportero juguetón: Oye Rafa. ¿Por qué nadie te quiere? “En mi casa, si, fue su respuesta”.     

Hoy los maestros de Tamaulipas tienen nuevo líder en la figura de Rigoberto Guevara González, una persona modesta, servicial y muy comunicativa, quien es necesario que aprenda la lección para no errar en el camino como lo hizo su antecesor.

Quienes lo frecuentan dicen que Rigo –como lo conocen sus cuates- es muy tranquilo, pero eso lo combina también con lo “entrón”, cuando de defender una posición y de apoyar a los maestros se trata, lo que a fin de cuentas es lo importante.

Rigo debe evitar deslumbrarse con esos reflectores que a muchos enloquecen, porque está en el lugar indicado para que el sindicato recobre el camino perdido y que se coloque a la altura de lo que el gremio magisterial pretende en este momento de cambios que llevan prisa.

Ojala que él no modifique un ápice su actitud bonachona y amable, porque está en un lugar en el que hasta con el vecino se requiere de hacer química.

Los maestros de Tamaulipas ya demostraron que no quieren en la dirigencia a un payaso y a un títere de los caprichos del centro.

Y que menos, soportaran.

A otro llorón.

 

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com

 

Javier Rosales
Columnista en Tamaulipas. Su columna Anecdotario es publicada en diversos medios de comunicación.


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577