Hoy es Miercoles 06 de Julio del 2022


De la abundancia al dispendio

Por: Tito ResÚndez Trevi˝o El Día Lunes 15 de Junio del 2020 a las 22:33

La Nota se ha leido 763 veces. 1 en este Día.

Conocer lo sucedido en las administraciones federales de gobiernos presididos por personajes enjuiciados por su fama pública en el desempeño de sus graves responsabilidades, y que disfrutaron del poder absoluto, aunque temporal que otorgaba el viejo sistema político mexicano, es necesario para el juicio que la historia haga de ellos…

Uno de esos protagonistas políticos de nuestra historia política contemporánea fue José López Portillo y Pacheco.

Su administración comenzó al alza con la abundancia de ingresos de la bonanza petrolera y terminó en crisis, con una gran deuda pública y cargos de nepotismo y corrupción, y rociado de frases para la historia de la de la política mexicana.

Cuentan las crónicas de la época que era Abogado, gran lector y orador, López Portillo dejó para la posteridad frases como "vamos a administrar la abundancia", "ya nos saquearon; no nos volverán a saquear", "el orgullo de mi nepotismo" y "voy a defender el peso como perro".

Don José, nunca reconoció la liga causa-efecto entre el gasto desprovisto y la inflación. Tomó decisiones arbitrarias e inadecuadas, que detonaron la crisis más severa en la historia de México…

"Vamos a administrar la abundancia" les prometió a los mexicanos a la vista de los enormes recursos que generaba el petróleo y que fueron dilapidados sin control dejando una crisis que anticipó la llegada de los llamados gobiernos neoliberales.

Los préstamos poco responsables, que sumados a la falta de visión y a una corrupción galopante en el gobierno federal, terminaron no sólo por reducir a cero los beneficios del petróleo sino a multiplicar la deuda externa y a devaluar en más de un 400 % el valor de nuestra moneda.

Todavía está presente en la mente de muchos mexicanos aquella frase pronunciada por el exmandatario: "Defenderé el peso como un perro" pero de nada sirvió ese entusiasmo ya que a las pocas semanas, se retiró el Banco de México del mercado de cambios, el gobierno se vio forzado a declararse en moratoria de pagos y tuvo que devaluar de 22 a 70 pesos por dólar.

Para minimizar un poco los efectos de la devaluación, el gobierno emprendió una disminución del gasto público, impuso más controles a la importación, subió los precios y tarifas públicas y elevó las tasas de interés; decretó un alza general de sueldos y salarios del 10, 20 y 30 % que elevó los costos de producción, se compraron dólares y los acreedores del gobierno dejaron de renovar sus créditos.

En su último informe de gobierno, a tres meses de entregar el poder, López Portillo aplicó todo el imperio de la Presidencia al decidir, sin consultar a nadie, la nacionalización de la banca con lágrimas y gritos de "Ya nos saquearon; no nos volverán a saquear".

Los mexicanos pagaron la nacionalización sólo para que tres meses después, el nuevo gobierno de Miguel de la Madrid iniciara una nueva privatización de la banca que culminó Carlos Salinas de Gortari. 

Tristemente el 1 de septiembre de 1982, día de su último informe de gobierno, López Portillo tuvo que encarar a la nación para anunciar al país la crisis por la que estaba pasando.

Finalmente dejó la presidencia el 1 de diciembre de 1982, eligiendo como sucesor a Miguel de la Madrid Hurtado

Bueno, pues visto el mesianismo Lópezportillista puesto al servicio del pueblo, esperemos que  la actual administración federal presidida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, no vaya a convertirse en una mesiánica aventura tropical que dé al traste con lo que queda de Petróleos Mexicanos.

Tito Reséndez Treviño

Licenciado de Derecho por la UNAM

Diputado Local 1984-1986

Presidente Municipal de Victoria 1987-1989

Director de la Biblioteca Marte R. Gómez


DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577