Hoy es Lunes 03 de Agosto del 2020


Migrantes desamparados

Por: Juan Guzmßn El Día Lunes 20 de Abril del 2020 a las 16:17

La Nota se ha leido 433 veces. 2 en este Día.

La Secretaría de Salud en Tamaulipas ha confirmado el contagio de Covid-19 en 16 personas migrantes, 15 de ellos fueron detectados en Nuevo Laredo, por lo que ahora se han encendido los focos rojos y las autoridades de salud han puesto la mira en esta población migrante, un poco tarde diría yo.

Y es que el fenómeno migratorio ha sido un tema politizado, en el que tanto el Gobierno Federal como el de los estados fronterizos se han aventado la bolita unos a otros, pues dar atención a los migrantes requiere de mucho dinero, recursos que el Gobierno de la República no manda a los gobiernos estatales, al menos así lo reprochan los gobernadores involucrados.

Pero vámonos un poco atrás para recapitular esta situación.

Aunque el fenómeno migratorio ha existido desde hace muchos años, el tema tomó relevancia e importancia entre los gobiernos cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que regresaría a territorio mexicano a todos los migrantes detenidos en los Centros de Detención de la Patrulla Fronteriza.

Desde el pasado mes de julio del 2019, Estados Unidos comenzó a devolver a todos esos migrantes mediante el programa de “Protocolo de Protección a Migrantes”, es decir, todos ellos tendrían que esperar en México para una audiencia que tardaría mínimo dos meses.

Ante esto, el Gobierno de Tamaulipas alzo la voz para pedir ayuda al Gobierno Federal, pues diariamente 200 migrantes de diferentes nacionalidades iban a ser retornados por la frontera de Nuevo Laredo en espera de su audiencia, por lo cual los albergues disponibles se iban a ver rebasados en su capacidad para dar atención a estos migrantes, que días después saturarían dichos albergues.

El Gobierno Federal aceptó el acuerdo con Estados Unidos comprometiéndose a dar atención a los cientos de migrantes devueltos por esta frontera, sin embargo, no fue así, los recursos económicos nunca llegaron y el supuesto mega albergue que se construiría para alojar a los migrantes también quedó solo en un mito.

Ante los reclamos y la amenaza del gobierno del estado de no aceptar a más migrantes por Tamaulipas, la Secretaría de Gobernación se comprometió a hacerse cargo de ellos a través del Instituto Nacional de Migración (INM) y llevarlos a un lugar seguro, sin embargo, los migrantes diariamente eran subidos en autobuses y llevados a Monterrey, Nuevo León, donde eran abandonados a su suerte en la central de autobuses.

Además de esto el gobierno federal redujo y en otros casos quitó el apoyo económico a los albergues destinados a dar atención a los migrantes, por lo cual el municipio tuvo que entrarle al quite y destinar una partida presupuestal para apoyar a estos albergues. Hasta la fecha el gobierno federal no ha implementado un programa que ayude a disminuir y dar atención a los cientos de migrantes que son deportados por la frontera norte del país, cerró la frontera sur, sin embargo, el éxodo de migrantes continúa.

A que voy con todo esto, tanto el Gobierno Federal como los estados fronterizos ven como una carga para ellos, el dar atención a los miles de migrantes que llegan a las ciudades fronterizas, además de los deportados diariamente, y ayudarles representa un cargo económico que no están dispuestos a desembolsar pues existen otras prioridades.

Si se hubieran dejado a un lado los colores partidistas, si no se politizara el tema migratorio, tal vez las medidas preventivas ante la pandemia por el Covid-19 entre la población migrante, se hubieran implementado con tiempo y no estaríamos hablando de 14 migrantes infectados con el mortal virus.

Desde el mes de febrero el Gobierno de Tamaulipas ha insistido ante la Secretaría de Gobernación en que se preste atención al fenómeno migratorio en la frontera, al no haber respuesta el gobierno estatal empezó a tomar sus propias medidas preventivas instalando filtros sanitarios en los puentes internacionales, sin embargo, esto no fue suficiente, pues un migrante deportado de Houston, Texas que desconocía ser portador del virus, ingresó a Nuevo Laredo y se albergó en la Casa del Migrante “Nazaret”, donde días después daría positivo al coronavirus y ya había infectado a 14 migrantes más entre ellos 2 mujeres.

Si se hubiera implementado un protocolo para albergar a los migrantes deportados en un solo lugar o enviarlos inmediatamente a sus lugares de origen, no estaríamos hablando de 32 casos positivos de Coronavirus en esta frontera, sin embargo, eso es algo que el Gobierno Federal no quiere asumir.

Ojalá la federación ponga pronta atención a los migrantes varados no solo en la frontera de Nuevo Laredo, sino en todas las fronteras del país, para evitar una mayor propagación de Covid-19 entre la población migrante, pero mientras el Gobierno de México doble las manitas ante Estados Unidos y permita que le siga enviando a cientos de migrantes sin conocer su estado de salud, el peligro de contagio entre migrantes y locales, seguirá latente.

Comentarios: guzmancalderon14@gmail.com

L. C. C Juan Antonio Guzmán
Miembro fundador de la Asociación Comunicadores Unidos de Nuevo Laredo, de la cual es presidente.
Productor en Líder Tv del periódico Líder Informativo.
Director General del portal Comuna Tamaulipas.
Reportero en The Associated Press.
Ha colaborado en diferentes medios de Televisión, Radio y prensa escrita.


Lo Más Visto

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577