Hoy es Domingo 18 de Agosto del 2019


Gobierno por ocurrencias

Por: Carlos Santamaría El Día Sabado 12 de Enero del 2019 a las 16:46

La Nota se ha leido 353 veces. 1 en este Día.

Desafortunada declaración o noticia apareció en medios nacionales respecto a la postura del presidente López Obrador respecto a la lucha contra el robo de combustibles: dice la información consignada que declaró que actuó porque le llegaron hasta la coronilla, porque le cansaron, lo fastidiaron, pues, aunque lo dijo en otras palabras, por aquello de los puristas que defienden cualquier suspiro presidencial.

No podemos tener un presidente que gobierne con ocurrencias, ni un gobernador o un alcalde. No se gobierna así, porque entonces entrarían otros factores que chocan con un gobierno justo y para todos. Quien se aventura a incursionar en la administración pública y gobernar es porque va a trabajar para todos incluyendo a esos grupos contrarios, porque la política, cuando se llega al poder, no tiene colores… o no debiera tenerlos, aunque de todos es sabido que en los tres niveles las represalias son pan de todos los días.

Así como dijo el señor Obrador, hemos visto y padecido gobiernos en todo nivel que se han dedicado a asumir posturas revanchistas y a acabar con lo que hicieron sus iguales, pensando que ellos sí traen la luz perfecta y divina: todos piensan que sus ideas son las más brillantes, hasta que pasan los seis años de rigor y la opinión pública dice la verdad.

Y no la dice antes, porque la política de represalias es algo que se ha generalizado, aunque la voz popular, lo que algunos publicamos como “vox populi” no se puede callar: en los cafés y pasillos se sabe de la reputación de cada uno de los miembros de la equivocadamente llamada clase política, y se sabe de qué pie cojean, es decir, cuáles son sus fallas, que por cierto, son abismales en cuanto a responder a la demanda de servicios y atención ciudadana.

Se requiere pensar las cosas adecuadamente, y la guerra contra la venta ilegal de combustibles debe ser justa y enérgica, sin cuartel. Los mexicanos estamos ávidos de leer que algún secretario o el mismo presidente López anuncien la detención de un bribón de los que se han enriquecido enormemente con estas acciones. Que sepamos que se detectaron y congelaron cuentas, que hay responsables en la cárcel, porque no es lógico que no haya un detenido, cuando se supone que de estos crímenes, según López, sabía hasta el presidente en turno.

Algo está mal en los sistemas de justicia para pensar que no hay detenidos, y así en todos los ámbitos, principalmente donde los millones flotan y surgen en cuentas personales, que es donde deben darse resultados para la ciudadanía.

Ya no queremos a los fifís, a los chairos y a esos sobrenombres que AMLO utiliza diariamente para hacerse gracioso en lugar de gobernar: los mexicanos queremos resultados, y los defensores del señor dicen que por qué hasta ahora actúa la gente ajena a ellos, a los morenos: es por razones más que lógicas, pero si hablaron y dijeron que ellos eran la verdad y la vida, queremos ver esos resultados cristalizados.

Insistimos en que no queremos golpes mediáticos sino legales, golpes en el patrimonio de gentuza que se ha enriquecido de una forma vil como los líderes sindicales de Pemex que presumen sus fortunas sin menoscabo de parecer cínicos -lo menos que son- y de burlarse de los millones de mexicanos que queremos realmente justicia en estos asuntos, que deseamos que el dinero de los mexicanos se aplique adecuadamente, y que no haya los conflictos y detengan a vividores y ladrones parra luego soltarlos por errores de procedimiento, en una acción más de burla que de justicia.

Nos urge ver resultados, y a México le urge que su gobierno se valide socialmente con resultados reales, latentes, donde los culpables estén donde deben estarlo, y donde haya una mayor justicia social, que ha sido el reclamo de décadas de una nación sometida por la delincuencia de cuello blanco por sobre las otras formas de delinquir.

Queremos ver resultados prácticos, y que no nos manejen con ocurrencias, como las de patear parquímetros o burlarse de sus conciudadanos asumiendo posturas mesiánicas, en un ayuntamiento que no merece esos gobernantes, por decir algo.

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

Carlos David Santamaría Ochoa

(México, D.F., 1957) Licenciado en Relaciones Públicas, Maestro en Trabajo Social y maestro en Comunicación; Doctor en Comunicación y Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia, España). Diplomado en periodismo y en locución ( U.A.T.) Periodista desde el año de 1979.

Jefe de fotografía del periódico El Heraldo de México (1979).

Ha colaborado en los diarios locales El Mercurio de Tamaulipas, El Diario de Ciudad Victoria, La Verdad de Tamaulipas y en revistas como Poste Restante, A quien Corresponda, entre otras. Fue corresponsal del diario El Nacional, de la revista Época de México y de radio grupo ACIR. Fotógrafo profesional desde el año de 1978.

Fue jefe de prensa del Instituto Estatal Electoral en Tamaulipas y del Hospital General de Ciudad Victoria. Actualmente se desempeña como profesor de periodismo y fotografía en la licenciatura en Ciencias de la comunicación, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, donde también colabora como investigador.

Es presidente de Vive con Diabetes, A.C., dirige y conduce el programa de radio Al Día en Radio UAT.

Recientemente publicó su primer libro: Diario del Camino, Unidos por la Diabetes.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577