Hoy es Jueves 27 de Junio del 2019


Los nuevos perfiles de los candidatos y servidores públicos

Por: Sandro Cappello El Día Martes 29 de Noviembre del 2016 a las 08:11

La Nota se ha leido 1088 veces. 1 en este Día.

Campaña tras campaña electoral  constatamos el empeño que realizan los equipos de imagen para integrar el perfil de “candidato idóneo” a los contendientes, donde muchas veces se fuerza la naturalidad de su carácter e incluso contrasta con la personalidad real del cuadro.

En los últimos procesos electorales, han sorprendido a propios y extraños los resultados, pues quienes parecían la antítesis de lo que debe ser y parecer un candidato se alzaron con la victoria. Claro ejemplo protagoniza el presidente electo de EEUU Donald John Trump, quien con un mensaje de extrema estridencia y con propuestas populistas que podrían contrastar con las teorías liberales y neoliberales, logró conjugar la ecuación de los colegios electorales que lo llevaron a la casa blanca.

Por mucho tiempo se ha tenido una concepción sobre las cualidades y virtudes que debe poseer un servidor público apto, por mencionar algunas: honrado, respetuoso, carismático, cercano, ecuánime, tolerante, incluyente, persuasivo, conciliador, elocuente, experimentado, etc. Siendo honestos, encontrar un perfil donde convergen todos estos adjetivos calificativos es imposible, no por falta de buena voluntad, simplemente porque la perfección escapa a todas las posibilidades del ser humano.

Cuando la información fluía de manera unidireccional emanando de los grandes medios de comunicación, existía la posibilidad de manipular la imagen de los funcionarios, acentuando sus virtudes y disminuyendo sus defectos, inoculando sus errores pasados y conteniendo los escándalos. En aquellos tiempos posiblemente no hubieran existido o al menos fuesen reducidos los impactos de crisis como la de Ayotzinapa o la casa blanca, cuestiones que ponen en jaque la imagen presidencial y los conducen a la ruina, alcanzando solamente el 24% de aprobación en fechas recientes (Consulta Mitofsky).

Con la democratización de los medios y el impacto que ha tenido la globalización en el comportamiento social, donde la uniformidad de los gustos, estilos, modas y bienes de consumo han orillado a las personas a reencontrarse con el ‘yo’ y de cierta manera buscar su diferencia individual que le permita sentirse originales, y como consecuencia de esto, surge una necesidad de consumo sobre lo que es real, lo que es “auténtico”.

Aunado a esto, existe una convicción social individual, sobre el monopolio de la razón. Cada individuo ha formado una opinión personal, estructurada a través de su propia manera de decodificar los millones de mensajes que recibimos de las distintas comunicaciones de todos los medios (tradicionales y modernos), reafirmando la creencia de poseer el juicio absoluto sobre los determinados temas.

Entonces, los usuarios de las fuentes de información, generalmente buscan contenidos que les permitan reforzar sus propios criterios, incluso llegando al enfrentamiento vulgar con quienes contrastan con sus creencias. He ahí la importancia de encontrar el mercado electoral conocido como “indeciso” o sus variables.

Encontramos que los cuadros políticos que han tenido éxito en los recientes ejercicios electorales cuentan con originalidad, acentuada algunas veces por sus estilos excéntricos, sus personalidades naturales (con los defectos propios de los humanos en general), honestidad brutal y planes de gobiernos que rompen estereotipos incluso con las políticas económicas de libre mercado.  

Es innegable el posicionamiento global del llamado “mal humor social”, donde los electores buscan romper con los sistemas políticos y erigir una nueva casta política. También es irrefutable que los candidatos de éxito son aquellos que reflejan con mayor acierto la empatía del pueblo, con ellos se identifican.

Mientras los partidos políticos tradicionales se empeñen en imponer personajes que representan el monopolio casi aristocrático en los puestos de elección popular, los ciudadanos continuarán castigando con el voto dichas opciones, no importa cuán perfectos se presenten. La sociedad juzga su empeño con base en hechos y antecedentes, no en imágenes.

Sandro Cappello

Es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577