Hoy es Domingo 21 de Julio del 2019


Y Ahora ¿Quién podrá ayudarnos?

Por: David Vallejo El Día Domingo 20 de Noviembre del 2016 a las 19:45

La Nota se ha leido 877 veces. 1 en este Día.

(Primera parte de cuatro. Un enfoque global)

Consejo: Para tener resultados distintos hay que hacer las cosas diferentes.

Hace dos semana lo opinión publicada intentaba explicar el triunfo de Donald Trump, al devenir de los días aparecen notas que abordan los retos globales ante el nuevo escenario que implica el triunfo del republicano.

Los escenarios catastrofistas aparecen por doquier, analogías de triunfo de Trump con el Brexit y con el rechazo al acuerdo de paz en Colombia parecen justificar que las personas del mundo están molestos y con miedo, que ya no confía en las instituciones. El próximo presidente no es Hitler, ni Andrés Manuel López Obrador, ni nada de eso, es un político distinto, pragmático que aprovecho una coyuntura para decir una realidad dolorosa para el mundo que se tradujo en votos. Hagamos América (Estados Unidos) Grande de nuevo fue su slogan de campaña que se desdoblo en mensajes que tenían como fondo un Toc Toc Presidente B. Obama, antes de pensar en los retos globales, el ciudadano americano quiere más oportunidades de empleo, menos impuestos y sentirse menos amenazado ante grupos terroristas y/o delincuenciales. El perfil y la política que al menos anuncia el próximo presidente obliga a un cambio y a muchas reflexiones que pueden representar la oportunidad para hacer un alto en el camino y repensar el mundo que queremos. En cuanto al sistema americano y su check and balance seguramente evitarán el surgimiento del tirano caricaturesco que quiere ser dueño del mundo o el idiota que tras sus errores puede acabar con él. Trump no es ni idiota, ni tirano, fue un candidato exitoso que cual empresario exitoso del capitalismo voraz, sacó provecho de todo y sólo dijo lo que muchos estadounidenses querían escuchar y que el mundo occidental no quería hacerlo, es decir, Vamos a priorizar mirar hacia dentro que hacia afuera.

            En este contexto, los pesimistas se vuelven aún más ante el hecho de que la forma de organización social denominada democracia pierde prestigio por la falta de resultados y respuestas del mundo moderno como aparecen en la mayoría de las encuestas nacionales e internacionales. Pareciera que este mundo amenazado da pie a nuevas expresiones autoritarias y liderazgos que ante el desánimo de la civilización radicalizan sus creencias teniendo como base la ignorancia del que está harto del acceso a tanta información en la era de las redes digitales, decide recurrir al llamado del estomago y los sentimientos sin control para tomar decisiones.

            Hoy la posición política que al parecer tomará Estados Unidos de mirar hacia adentro, nos  obliga a conocer nuestros desafíos locales, nacionales y mundiales, estos últimos sumamente complejos y trascendentes y que comúnmente se pasan por alto. Destaco a continuación algunos de ellos que a su vez tienen implicaciones en muchísimos más:

  • Henry Kissinger en su nuevo libro, "Orden mundial" destaca que la reconstrucción del sistema internacional es el desafío último para los estadistas de nuestros tiempos. Señala que el castigo por fallar no es una guerra mayor entre estados, sino una evolución hacia esferas de influencias identificadas con estructuras internas y formas de gobierno particulares, donde estas sentirían la tentación de probar su fuerza contra otras entidades de órdenes considerados ilegítimos generando tensiones que degenerarían en maniobras por el estatus o la ventaja de una región sobre otra, lo que a la postre resultaría más extenuante de lo que ha sido la lucha entre naciones. En este contexto, el poder ya no es lo que era, como lo señala magistralmente Moises Naim en su libro "El fin del poder", los líderes actuales tienen menos poder que sus antecesores y el potencial de que ocurran cambios radicales es mayor que nunca. La energía iconoclasta de los micropoderes puede derrocar dictadores y acabar con monopolios, pero a su vez, conducir al caos y la parálisis, destaca el autor.

 

  • La transición de una tercera revolución industrial donde predomina la electrónica y la tecnología de la información a una cuarta, que ya no es definida por un conjunto de tecnologías emergentes en sí mismas, sino por la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la revolución digital, donde la automatización corre por cuenta de sistemas ciber físicos hechos posibles por el internet de las cosas y el cloud computing, como señala Klaus Schwab, autor del libro "La cuarta revolución industrial". Situación que podría acabar con millones de puestos de trabajo y generar desigualdad en el reparto del ingreso obligando a ser disruptivo para competir y a la vez propiciando toda clase de dilemas de seguridad geopolítica. Además implica también cambios ideológicos, ya que como lo establece Elizabeth Garbee, investigadora de la Escuela para el Futuro de la Innovación en la Sociedad de la Universidad Estatal de Arizona, "hay un real riesgo de que la élite tecnocrática vea todos los cambios que vienen como una justificación de sus valores"..."lo que a su vez exacerba la inequidad que ya vemos en el mundo hoy".
  • El desarrollo sustentable y el cambio climático es para la comunidad científica el principal desafío global. Si bien desde hace dos décadas y gracias al activismo de personajes políticos y de la farándula han iniciado reflexiones y compromisos al respecto, los resultados aún están lejos de subsanar o si quiera detener los daños al medio ambiente. Según el Informe Planeta Vivo del 2016 publicado por World Wide Fund (WWF) vivimos una nueva era geológica denominada Antropoceno en la que los seres humanos son las causa principal del cambio planetarios y no las fuerzas naturales, situación que se considera como el sexto evento de extinción masiva en la historia del planeta. El medio ambiente no es sólo un tema de moda, es el tema que mayores implicaciones tiene en nuestra forma de vida, en la disponibilidad de alimentos, salud, desastres naturales e incluso pobreza y desigualdad. La contaminación del aire es ya el cuarto factor de riesgo más importante de muerte en el mundo, una de cada 10 muertes se atribuye a la exposición al aire contaminado, es 6 veces mayor que las muertes provocadas por la malaria y 4 veces mayor que las provocadas por VHI/Sida. También según el Foro Económico Mundial para el 2030, la economía mundial perderá 3% del PIB o 2.4 mil millones de dólares anuales debido a la ralentización del crecimiento a causa del cambio climático, lo cual para los países más pobres podrá alcanzar hasta el 11% de su PIB nacional. 

            En esta nueva realidad tenemos tres opciones. La primera es corregir el rumbo de la globalización, conociendo y afrontando sus retos o contribuyendo desde un compromiso individual de congruencia, superando el clivaje del conformismo y el anticonformismo por una sociología reflexiva que apunte a modificar a la sociedad moderna. En síntesis pensar en hacer las cosas distintas y hacerlas para tener resultados distintos que nos permitan vivir mejor. La segunda opción es vivir una feliz desesperanza que como señala el filósofo francés André Comte - Sponeville implica tomar la vida tal cual se presenta, sin esperar nada más después de la muerte. La tercera opción es mantener el status quo y a lo más llegar a ser de los que viven igual y creen que piensan diferente al tener las soluciones para los principales problemas de la humanidad pero cuyos dichos quedan sólo a charlas interesantes de café y sobre mesa.

            Si eres de los que opta por la primera opción te invito a leer la segunda (que dicen que se puede hacer), tercera (que podemos hacer) y cuarta parte (un enfoque nacional) de esta columna donde procuraré exponer de manera humilde algunas de las aportaciones de grandes pensadores de la actualidad, si eres de los segundos o terceros, también te invito a que la leas aunque sea por morbo. Te animas...

Placeres culposos: Escuchar "You want it Darker" del recién fallecido Leonard Cohen un domingo por la noche después de un fin de semana extenuante y ya para dormir. El nuevo disco de Metallica "Hardwired...to Self-Destruct" un lunes por la mañana para empezar con energía como se debe. 

David Vallejo

Nació en Tampico, Tamaulipas en 1979.  Es licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la UDEM, cuenta con maestrías en Política y Gobierno por el Colegio de Tamaulipas y Administración Pública por el INAP - IOUG. Actualmente estudia la maestría en Comunicación política y Gobernanza y es doctorando en Ciencias Sociales. Ha sido funcionario y profesor, comprometido con la buena política y la naturaleza, hombre de familia, melómano y lector.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

DEJA UN COMENTARIO

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577