Hoy es Jueves 23 de Octubre del 2014
 

Medio chueco, pero salió derecho

Sección: Editoriales / Entre Nos

Secuestro en Victoria

Por: Carlos Santamaría Ochoa 29/08/2013 | Actualizada a las 16:12h
La Nota se ha leído 846 Veces


La simple palabra nos eriza el cabello y nos pone a pensar muchas cosas: el secuestro no es nada agradable, y eso lo constatan quienes han sido objeto de una acción de esta naturaleza.

Sin embargo, hoy hemos visto con profunda tristeza que el mayor secuestro del que se tenga registro está siendo llevado a cabo… diariamente, en cada manzana y lugar, para dar a Victoria el título de la ciudad secuestrada por todos.

El irresponsable egoísmo que nos cargamos la mayoría de los victorenses hace que seamos como somos: nefastos con los demás.

Una simple visita a la Secretaría de Salud donde, enfrente y a cualquier lado vemos la primera huella de este nefasto secuestro.

El colmo cuando vemos en el frente de algunas viviendas la marca azul de las personas con discapacidad, o en otros casos, el hecho de que hayan mandado construir una rampa del largo de la fachada de casa, para desalentar a la gente a que se estacione ahí.

No hemos entendido que las calles no son nuestras en forma particular: son de todos los victorenses, y si bien es cierto que no nos gusta cuando alguien se estaciona frente a nuestro hogar, no somos los propietarios de esos metros de cordón de banqueta o simplemente, de la supuesta rampa.

Se ha abusado de los sitios de personas con discapacidad: ahora resulta que hay más discapacitados en Victoria que en cualquier parte del mundo, porque todos pintan frente a sus casas la señal, el color celeste, o de plano, la placa donde prohíben a los demás estacionarse.

Y el colmo de los colmos es cuando gente con muy poca materia gris y cero entendimiento saca bancos, cajas de plástico o madera, sillas y cualquier objeto para bloquear la calle.

Cometen un delito que no ha sido posible castigar gracias a la complacencia existente en la autoridad competente –que debía serlo- y que no es capaz de emitir siquiera una recomendación.

Entendemos que no es prudente que alguien se estacione frente a la puerta del patio de casa, pero de ahí a que no se pueda uno parar en la vía pública, dista mucho de un estado de derecho, de una ciudad donde antes se le conocía como “Ciudad Victoria, ciudad amable”, y que ha perdido esa categoría humana.

Nos hemos convertido en una ciudad donde la ley del más fuerte es la que permea en materia de vialidad.

Por la calle Hidalgo, los comerciantes apartan su lugar, e inclusive, hay una persona que se estaciona en la privada que se ubica entre las calles diez y once, considerando que es parte de sus derechos ciudadanos, dejando a un lado los de los demás.

Alrededor del hermoso edificio de la Secretaría de Salud todos los vecinos han mandado poner las rampas frente a sus casas para que usted o yo no nos podamos estacionar

El egoísmo en su más pura dimensión.

Es necesario entender que la ciudad es de todos, y no tenemos ningún derecho a privatizar el frente de casa o inclusive, donde no hay siquiera puertas, construir la rampa de la que hablamos.

Eso es ilegal aquí y en China.

Pero la gente a veces no tiene la culpa si la autoridad no los mete en cintura, si no les explica claramente a qué tienen derecho y qué es parte de los derechos de los demás.

Podemos estacionarnos a la brava en uno de esos lugares: quitar los bancos que burdamente ponen en vía pública, pero surge la duda de si le harán algo a nuestro vehículo, ya que, si no les dicen nada por algo tan sencillo como la obstrucción de la vía, menos sucederá si hacen algo ilegal, burdo, torpe.

No podemos más que sentí tristeza por esos vecinos que no saben lo que es la convivencia común, y que se sienten dueños de nuestras calles, que han secuestrado para usufructo propio, y con la complacencia de la autoridad.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Carlos David Santamaría Ochoa,

(México, D.F., 1957) Licenciado en Relaciones Públicas, Maestro en Trabajo Social y maestro en Comunicación; Doctor en Comunicación y Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia, España). Diplomado en periodismo y en locución ( U.A.T.) Periodista desde el año de 1979.

Jefe de fotografía del periódico El Heraldo de México (1979).

Ha colaborado en los diarios locales El Mercurio de Tamaulipas, El Diario de Ciudad Victoria, La Verdad de Tamaulipas y en revistas como Poste Restante, A quien Corresponda, entre otras. Fue corresponsal del diario El Nacional, de la revista Época de México y de radio grupo ACIR. Fotógrafo profesional desde el año de 1978.

Fue jefe de prensa del Instituto Estatal Electoral en Tamaulipas y del Hospital General de Ciudad Victoria. Actualmente se desempeña como profesor de periodismo y fotografía en la licenciatura en Ciencias de la comunicación, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, donde también colabora como investigador.

Es presidente de Vive con Diabetes, A.C., dirige y conduce el programa de radio Al Día en Radio UAT.

Recientemente publicó su primer libro: Diario del Camino, Unidos por la Diabetes.

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2013
Morelos No. 426 entre 13 y 14 Zona Centro, Ciudad Victoria, Tamaulipas
Tel: (834) 134-0296
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 134-0296
Visite también http://www.htagencia.mx para noticias de la agencia.

Hoy es Jueves 23 de Octubre del 2014