Hoy es Jueves 18 de Septiembre del 2014
 

¿Por qué no hizo fiesta el cabezón?

Sección: Editoriales / Entre Nos

Mujeres y niños primero

Por: Carlos Santamaría Ochoa 11/01/2013 | Actualizada a las 19:26h
La Nota se ha leído 523 Veces

Dice la frase que se aplica a la navegación que “mujeres y niños son primero”, en el caso de que hubiera de presentarse algún siniestro, accidente, hundimiento o como se le quiera ver. En ese sentido, se puede manejar para los partidos políticos, grupos subversivos y rebeldes que no tienen otra cosa más que complicar la existencia de todos.

Hace unos días fuimos testigos de la información proveniente de Venezuela, donde la población está pendiente del estado de salud del presidente Hugo Chávez. Lo que sucede allá, es problema de los venezolanos, y nosotros, como parte de la América Latina, podemos apenarnos o mostrarnos contentos, pero no es asunto nuestro.

Llama poderosamente la atención las manifestaciones que se llevan a cabo en torno a la salud del mandatario, y es crítica la imagen donde surgen pequeños vestidos como el “presidente bolivariano”, con sus colores, boina y demás: nunca hemos sido partícipes de que se involucre a los niños en este tipo de actos, sean de derecha, izquierda u otra fuerza política o subversiva.

Benjamín Santamaría “El Rey Mono”, primer ombudsman de la niñez en nuestro país, exiliado en el Canadá por ser perseguido político del gobierno panista de Vicente Fox, llama poderosamente la atención con su libro “Ponle Color a tus Derechos” (Trillas, 2006), y que se refiere a los derechos que tiene la niñez, no en México sino en el mundo entero. En forma por demás dinámica da forma literaria para niños al documento que UNICEF avaló y que supuestamente se lleva a cabo en todos los países del mundo… menos en… todos.

¿Qué quiere decir lo anterior? El Rey Mono –como se le conoce en el mundo de los defensores de derechos humanos de los niños pide a cada uno de estos seres que no se dejen pisotear y les muestra con dibujos y frases infantiles sus derechos; el documento fue publicado en segunda edición y su trabajo es harto conocido en una gran parte del mundo de habla hispana así como en el Canadá, donde publicó otro libro sobre el tema.

Vemos aquí a gente como Esteban Ruiz Lozoya o los pseudo líderes de las colonias populares que, enfundados en camisas de izquierda y movimientos altamente subversivos, rebeldes y sin causa justificada hacen uso del recurso más valioso de los seres humanos: el niño o la niña.

En ese sentido, ve os en los mítines a mujeres que pareciera que no tienen obligaciones maritales, familiares o laborales encabezando las manifestaciones, por lo general, al lado del obeso y grasoso líder en turno que arremete contra el sistema que sea, con tal de ocasionar disturbios, para luego, negociar los plantones y pedir a los “acarreados” que se retiren.

Lo vemos todos los días. Cada quien tiene derecho a hacer de su vida lo que desee, pero no se vale que se lleven de encuentro a los niños. Finalmente, hemos de anotar que casi la mitad de la población es menor de 18 años, es decir, unos 40 a 50 millones de mexicanos que no votarán en los comicios actuales, por lo que no es válido llevarlos, ni como acarreados, ni como escudos humanos, expuestos a la violencia de los rijosos que se cuelan o de algunos elementos de las autoridades que se exceden en el uso de la fuerza, o a las inclemencias del tiempo.

En Victoria vemos, en pleno verano, a los vividores disfrazados de líderes, caminando rodeados de niños casi deshidratados, y nos preguntamos: ¿Dónde está UNICEF? ¿Dónde están las dependencias que defienden los derechos del menor? ¿Dónde están los padres responsables?

Debieran quitárselos a esos inconscientes que los exponen a uno y mil peligros, y buscarles un hogar sustituto, donde les permitan desarrollarse de acuerdo a sus derechos, que por cierto, son UNIVERSALES, que tengan una infancia común y corriente, y que los dejen de utilizar para luego afirmar que “fueron 20 mil… o 50 mil almas…” las que participaron en los actos de acarreo, propios de gente sin escrúpulos, sin ideología política y sin… vergüenza, pues.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Carlos David Santamaría Ochoa,

(México, D.F., 1957) Licenciado en Relaciones Públicas, Maestro en Trabajo Social y maestro en Comunicación; Doctor en Comunicación y Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia, España). Diplomado en periodismo y en locución ( U.A.T.) Periodista desde el año de 1979.

Jefe de fotografía del periódico El Heraldo de México (1979).

Ha colaborado en los diarios locales El Mercurio de Tamaulipas, El Diario de Ciudad Victoria, La Verdad de Tamaulipas y en revistas como Poste Restante, A quien Corresponda, entre otras. Fue corresponsal del diario El Nacional, de la revista Época de México y de radio grupo ACIR. Fotógrafo profesional desde el año de 1978.

Fue jefe de prensa del Instituto Estatal Electoral en Tamaulipas y del Hospital General de Ciudad Victoria. Actualmente se desempeña como profesor de periodismo y fotografía en la licenciatura en Ciencias de la comunicación, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, donde también colabora como investigador.

Es presidente de Vive con Diabetes, A.C., dirige y conduce el programa de radio Al Día en Radio UAT.

Recientemente publicó su primer libro: Diario del Camino, Unidos por la Diabetes.

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2013
Morelos No. 426 entre 13 y 14 Zona Centro, Ciudad Victoria, Tamaulipas
Tel: (834) 134-0296
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 134-0296
Visite también http://www.htagencia.mx para noticias de la agencia.

Hoy es Jueves 18 de Septiembre del 2014