Hoy es Viernes 21 de Septiembre del 2018


Los enemigos de la SST

Por: José Luis Castillo El Día Domingo 15 de Abril del 2018 a las 16:54

La Nota se ha leido 538 veces. 1 en este Día.

Las supervisiones en los distintos centros de trabajo de la Secretaría de Salud, arreciaron en las últimas semanas, principalmente en las unidades hospitalarias, además de los centros de Salud, hay quien refiere que la acción tiene el objetivo de lograr la permanencia del personal en los centros laborales, más aún después del inicio de las campañas políticas.

“Específicamente me encargaron tres centros de salud”, refieren los “supervisores” que son enviados desde la Dirección de Recursos Humanos de la dependencia en mención, lo cual pudiera dar la impresión de que se trata de una acción dirigida a unos cuantos.

Hay que reconocer que en las unidades hospitalarias y en los centros comunitarios hay vivales que abusan de algunas prestaciones, otros más que pudieran abandonar sus centros laborales en horas de trabajo, por lo cual se aplaude la actividad que ha puesto en marcha la dependencia dirigida por Gloria Molina, secretaria de Salud, por cierto, dependencia también convulsionada en su área sindical.

Lo que no se vale, es que los “supervisores”, se sientan los amos y señores del poder, los que mandan, gritan e intimidan, los que se pasan por el “arco del triunfo”, las garantías de los trabajadores, pero sobre todo no respetan, ni los derechos, ni la intimidad de los pacientes, llegan ordenando como si los que están ahí son peones o delincuentes o peor aún un atajo de vacas.

Aun y con todo lo que se pudiese observar o registrar de forma irregular en los centros hospitalarios, la prioridad son los pacientes y por una persecución de determinados trabajadores, no es adecuado que los “supervisores” entren a las salas del área médica cuando se atiende a la población.

Insisto, las ínfulas de grandeza que se dan algunos de los también trabajadores de la Secretaría de Salud, pronto podría generar un problema serio a la dependencia, porque en su afán de protagonismo, muestra de poder y autoridad, los supervisores tratan como delincuente al trabajador, más grave aún, entran a las salas de atención medica sin tener conocimiento y respeto al derechohabiente.

Para muestra basta un botón, de esos tres centros de salud que les encargaron expresamente a los “supervisores” en uno de ellos una enfermera realizaba un examen de papanicolao a una dama, en su afán de protagonismo y persecución laboral un indolente “supervisor” quiso entrar a la misma, pero fue advertido del procedimiento que se realizaba, pero lo hacía solo por aquello de que la representante de la salud no le hablara por teléfono a sus compañeros, hágame usted el favor.

Los excesos en los que han caído este personal de salud pronto tendrá sus consecuencias y más si no se toma en cuenta los más elementales derechos de los trabajadores, estoy de acuerdo en que se ponga orden en este sentido y que se habrá incluso una cacería de aquellos que de alguna u otra forma se identifican con alguna campaña o instituto político.

Lo que no se vale, es que por querer hacer cumplir la ley y la jornada laboral, se viole precisamente el derecho de los trabajadores de la salud, se caiga en los excesos y se violente las garantías laborales, máximo cuando los que tratan de poner orden, ni llevan oficios que los acredite para tal o procedimiento administrativo, algunos sin identificación, ello sin dejar pasar su actitud de perdona vidas y todo poderosos, como si Tamaulipas, no tuviera problemas, para andar generando otros.

Pareciera que los trabajadores de la Secretaria de Salud, son sus principales enemigos, se actúa con todos y contra todos, aun cuando habrá que decirlo, hay gente comprometida del área médica que cumple a cabalidad con su función, simplemente porque ama la profesión, pero nada, absolutamente nada justifica una acción prepotente, arrogante y pedante de unos cuantos.

Resalto, pareciera que este tipo de supervisiones lleva nombres y apellidos, así de fácil.

El Buzón

La serie de excesos y abuso del poder que ha cometido el todavía presidente de ciudad Madero, Andrés Zorrilla, seguramente repercutirá en las urnas, donde no le ira nada bien dado a las grandes cantidades de dinero que ha destinado para el pago de nómina y compensaciones de algunos incondicionales, el trato preferencial para proveedores y por si fuera poco las acciones en contra de los medios de comunicación que denuncian este tipo de arbitrariedades, como lo es Miguel García de Altamira y su grupo la RED.

Ciudad Madero, no merece un alcalde peleonero y bufón, represor y de piel delgada cuando se denuncian sus corruptelas o actos de prepotencia, necesita de un presidente Municipal que dedique el dinero del pueblo a obras y servicios a la comunidad, no a las cuentas personales, pero además que no maneje un Ayuntamiento como una empresa privada, por eso es que los habitantes de este destino de playa están en la oportunidad de cambar o seguir con lo mismo por unos añitos más.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com

José Luis Castillo Gutiérrez

Es licenciado en Derecho

Reportero y colaborador de diversos medios entre ellos la verdad de Tamaulipas, El Tiempo de Mante, grupo Radiorama y diferentes medios digitales del Estado.

Fue jefe de prensa en el PRI municipal Victoria, coordinador de Prensa en la dirección del CERESO de Victoria, coordinador de prensa en campañas políticas y también titular de prensa en la Secretaría de Salud

 

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577
Visite también http://www.htagencia.mx para noticias de la agencia.