Hoy es Domingo 19 de Noviembre del 2017


Nuestros panteones

Por: Carlos Santamaría El Día Martes 14 de Noviembre del 2017 a las 12:36

La Nota se ha leido 132 veces. 1 en este Día.

Conforme crecen las ciudades crecen las demandas de servicios y obra, de infraestructura y muchas cosas más; natural paso que se presenta en los complejos urbanos en los que la gente se sigue multiplicando y requiriendo cubrir sus necesidades. Una de ellas, totalmente ligada a la muerte y las costumbres ancestrales que nos han hecho preservar el ritual de conservar los huesos viejos en cajas de madera o metal, casi a ras de suelo, expuestos –los vivos- a una serie de problemas sanitarios producto de lo que emana de los llamados Camposantos.

Los panteones forman parte de nuestro bagaje cultural, y prueba de ello es la importantísima y gran afluencia que presentaron al inicio del mes de noviembre, cuando celebramos a los difuntos y nos encargamos de recordarlos con flores y muchas cosas más.

De hecho, muchos de estos difuntos es el único día que tienen visita: quizá será para lavar culpas o algo por el estilo, pero el caso es que todo mundo acude a lavar tumbas, limpiar y dar su “mano de gato” a los sitios donde reposan los restos de nuestros seres queridos.

Y por consecuencia natural, los panteones se llenan y llega un momento en que ya no hay espacio para más muertos, para nuestros seres que hace poco concluyeron su existencia. Es cuando surge la necesidad de otros sitios para guardar los restos de ellos.

¿Hasta dónde es prudente tener cementerios? Muchas personas consideran que no es saludable por ningún motivo, y que llega el momento de tomar otras medidas: una de ellas, la que un importante sector ve con agrado es la incineración, porque es más fácil guardar la urna con cenizas que tener una tumba, con monumentos y más, y que cuesta mucho dinero a los deudos que, sinceramente, pensamos que no es bien invertido, porque pudo haberse destinado a otro tipo de cosas con nuestro familiar vivo.

En ese sentido, dice el titular de COEPRIS en la entidad, Oscar Villa Garza que no hay solicitud de las autoridades municipales para instalar un nuevo cementerio, y los trámites no son pocos: hay que cumplir con muchos requisitos, entre los que destacó el que deben estar a unos dos kilómetros de la mancha urbana, a no menos de 200 metros de cercanía de los mantos acuíferos, en una ubicación en la que los vientos dominantes no afecten y otros requisitos.

Y es cuando pensamos en la posibilidad de que ya no se rinda ese culto a los muertos, que las tumbas ya no sean esos inmensos mausoleos que mandamos a construir para, insistimos, lavar algunas culpas o rendir un homenaje que, bien podría haberse hecho en vida.

Debemos pensar en ser más prácticos. Hay sitios en los que los cementerios parecieran un enorme mueble de concreto con infinidad de cajones, o especie de éstos, donde en cada uno se guardan los restos de una persona, ahorrando mucho espacio, porque por lo general están construidos hacia arriba, ocupando muy poco espacio y ahorrando un gasto tan innecesario como superfluo.

Mucha gente acude al cementerio… llora, llega, limpia, reza –no entendemos por qué- y “platica” con sus seres que ya partieron. Aquí cobra vigencia aquella poesía de Ana María Rabatté que pedía este tipo de acciones “en vida, hermano, en vida” ¿Recuerda usted?

Imaginemos si todos incineráramos, habría la necesidad de ocupar pequeños nichos, ahorrando espacio y recursos que bien pueden destinarse a gastos para los vivos que requieren apoyos de toda índole y dejar a los difuntos eh paz, con el maravilloso –o no- recuerdo que tengamos de ellos, con sus vivencias y afectos, y con todo lo que ello implica.

Sería interesante plantearse la posibilidad de construir o diseñar un nuevo panteón, pensando en las necesidades prácticas de la población,  y que responda a nuestros requerimientos.

Finalmente, no somos de la idea de que los muertos resucitan y vienen a desquitarse por el mal trato recibido cuando su fallecimiento. De quienes debemos cuidarnos es de los vivos, porque esos si nos… joroban.

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

Carlos David Santamaría Ochoa

(México, D.F., 1957) Licenciado en Relaciones Públicas, Maestro en Trabajo Social y maestro en Comunicación; Doctor en Comunicación y Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia, España). Diplomado en periodismo y en locución ( U.A.T.) Periodista desde el año de 1979.

Jefe de fotografía del periódico El Heraldo de México (1979).

Ha colaborado en los diarios locales El Mercurio de Tamaulipas, El Diario de Ciudad Victoria, La Verdad de Tamaulipas y en revistas como Poste Restante, A quien Corresponda, entre otras. Fue corresponsal del diario El Nacional, de la revista Época de México y de radio grupo ACIR. Fotógrafo profesional desde el año de 1978.

Fue jefe de prensa del Instituto Estatal Electoral en Tamaulipas y del Hospital General de Ciudad Victoria. Actualmente se desempeña como profesor de periodismo y fotografía en la licenciatura en Ciencias de la comunicación, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, donde también colabora como investigador.

Es presidente de Vive con Diabetes, A.C., dirige y conduce el programa de radio Al Día en Radio UAT.

Recientemente publicó su primer libro: Diario del Camino, Unidos por la Diabetes.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.

HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577
Visite también http://www.htagencia.mx para noticias de la agencia.