Hoy es Jueves 22 de Junio del 2017


No te des por vencido

Por: Ricardo Hernández El Día Jueves 20 de Abril del 2017 a las 13:06

La Nota se ha leido 392 veces. 6 en este Día.

¿Te has dado por vencido alguna vez? ¿Y qué ha pasado? Llegaste a sentirte desanimado ¿no es verdad? Yo me he sentido así muchas veces, pero pasado un buen rato pienso “eso es normal, debo insistir”. Cuando crees que no tienes de donde apoyarte para continuar sin motivación alguna, eso es peor.

En lo personal he hecho varios intentos por salir adelante en cada proyecto, en cada meta, en cada objetivo. Para algunas personas que he podido invitar a unirse a los proyectos me han hecho entender que NO ESTAN DISPUESTOS A PERSEGUIR EL SUEÑO DE OTROS.

Lo malo de estas experiencias es que la mayoría de las personas tampoco se han decidido perseguir suyo propio sueño. Cuando uno se forja en la mente una meta, sueño o como tú le quieras llamar, no hay nada que te detenga para conseguirlo. Los momentos de motivación son eso, específicamente: momentos, el resto es planeación y logística, trabajo constante, una clara visión de lo que se tiene que hacer para conseguir lo que con tanta fuerza se desea alcanzar.

La mayor parte de mis intentos han fracasado ¿tienes la mínima idea de cómo me he sentido por eso? Lo más probable es que pienses “Me imagino”; es verdad, lo que te has imaginado es exactamente lo que ha sucedido. Pero he vuelto a intentarlo una y otra vez. ¿Sabes que se siente cuando lo intentas otra vez y vuelves a fallar?

 Ahora yo imagino lo que piensas, esta vez te diré que no has acertado. Si ya tienes en tu mente una clara visión de lo que quieres alcanzar, entonces simplemente te sientes preocupado más no desanimado.

El desánimo ocurre cuando no tienes una idea clara de cómo quieres que sea el resultado, porque no lo has podido visualizar de forma concreta; por el contrario, la preocupación va surgiendo de manera gradual, conforme se van cometiendo los errores, por eso surge la preocupación y se intenta encontrar una explicación razonable acerca de la falla.

¿Qué estoy haciendo mal? Se cuestiona uno, si acaso el error se encuentra en ti como persona, o en la forma en que lo estás haciendo. Cuando el problema está en nosotros debemos regalarnos un breve tiempo para meditar, quizá somos demasiado exigentes para esa meta, o tal vez pecamos de orgullo o de egoísmo hacia nuestros semejantes.

Esa parte si debe ser una preocupación, porque lo ideal siempre va a ser trabajar en equipo, pero también es cierto que existen personas a las cuales no les gusta trabajar en equipo, les agrada el individualismo, no el colectivismo. De pronto en el intento recuerdas a un amigo o amiga, porque al detenerte a pensar un momento se te ocurrió imaginar que tal vez el proyecto lo puedes hacer en equipo y todo saldría mejor y más rápido.

Después de haber invitado a Juanito o a Petrita a trabajar en tu idea simplemente te diste cuenta que ellos te dieron las gracias por tomarlos en cuenta pero no les interesó trabajar contigo, eso quedó más que claro. ¿Cuánto tiempo perdiste en ello? El desánimo vuelve a aparecer, te detienes ahora a pensar en desistir o dedicarte a hacer otra cosa menos complicada.

Tu mamá, por ejemplo,  te recuerda que es mejor poner un negocio de tacos, y tu padre que es mejor adquirir un trabajo sencillo, para ellos eso deja dinero a corto plazo. Por tu mente pasan mil cosas, te da por comenzar a explorar tus manos, acaricias tu rostro, te das cuenta que hay personas en el mundo a quienes les falta algún miembro del cuerpo y aun así luchan por salir adelante en su vida.

¿Qué pasa? ¿Por qué no funciona nuestra idea? Si estamos conscientes que le hemos puesto toda la energía, la dedicación, el empeño; la planeación resultó bien la primera vez, la logística fue acertada en tiempo y forma, ¿por qué no fue el resultado esperado? Llegas a casa, miras la mesa o escritorio sobre el cual colocas el proyecto fallido, te sientas y piensas ¿qué es lo que pasa?

Según lo planeado todo iba a ser cuestión de lógica, el resultado debería ser positivo, y eso fue lo que sucedió finalmente, sin embargo, algo más se esperaba de todo eso. Los cabellos los traes al estilo Albert Einstein, imaginas verte como él sólo que sin el violín y la pipa de fumar.

Este intento fue uno más de los tantos que has hecho ¿debes desistir? La frase de Einstein llega en el momento preciso: “Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Tú ves que el proyecto A es diferente al proyecto B y que el C superó al A y B

¿Estás haciendo lo mismo o de formas diferentes? Si es esto último entonces estás descubriendo nuevas maneras de hacer las cosas, por lo tanto has descubierto tres formas distintas de poder perfeccionar el proyecto, y ya que lo has descubierto ¿te detendrás?

¡Debemos seguir adelante!, no nos detengamos. Una de las mejores maneras de poder hacer mejor las cosas es perfeccionando lo que hacemos; aparte y al fin de cuentas, es nuestro sueño, como te lo han hecho ver en tu propia cara muchas de las personas a quienes tu invitaste y te dieron las gracias por tomarlos en cuenta, pero que no estuvieron dispuestos a seguirte en tu sueño, eso es verdad, el sueño es tuyo, mío, el de él, es el sueño de ella.

El bebé de una mujer bonito o feo es de ella. Los sueños son de nosotros, luchemos por ellos hasta alcanzarlos y como último paso de nuestra planeación y logística: el éxito alcanzado se debe compartir junto con la gente, con todas las personas sin excepción alguna; esa es la etapa final de nuestra mejor planeación para poder alcanzar la meta.

“Nuestra mayor debilidad radica en renunciar. La forma más segura de tener éxito es siempre intentando una vez más”. Thomas Edison. “No he fracasado. He encontrado 10.000 maneras que no funcionan”, Thomas Edison. “Muéstrame un hombre completamente satisfecho y te mostraré un fracaso”, Thomas Edison. “Solo porque algo no ocurre como planeaste, no significa que sea inútil”, Thomas Edison. “¡Hasta pronto!.


HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577
Visite también http://www.htagencia.mx para noticias de la agencia.