Hoy es Miercoles 23 de Agosto del 2017


1,650 razones para exigir

Por: Carlos Santamaría El Día Jueves 16 de Febrero del 2017 a las 13:21

La Nota se ha leido 490 veces. 2 en este Día.

Mucha gente no cree en la justicia mexicana, y con sobrada razón: vemos, por ejemplo, en nuestro muy querido estado de Tamaulipas la forma en que se pasean ex funcionarios que hicieron fortunas en tres o seis años, de la manera más inmune, sin que el deshonor y descrédito social les afecte.

Todos sabemos quiénes son nuestros vecinos, y no es un secreto ver a ex secretarios y más que insultantemente se dejan ver en automóviles que en su improductiva vida habían imaginado, hasta que por un golpe de suerte uno de sus amigos o familiares “cayó” en ese puesto determinado que le permitió robar hasta que se cansó. El resultado: nuevos ricos, hijos de nuevos ricos… y nietos de nuevos ricos, con un terrible comportamiento social porque piensan que el mundo les debe algo más.

Aparte de haber soportado su pillería y ver que la justicia nada hace por meter orden, hay que soportar a sus descendientes que se pasean en nuestras mejores escuelas con aires de perdona-vidas que nadie debe aguantar.

Y ofende el anuncio que hace quien se ostenta como Auditor Superior  de la Federación Juan Manuel Portal, al anunciar que hay irregularidades por 1650 millones de pesos en los manejos solamente del año de 2016, mismos que, distribuidos, son mil correspondientes al gobierno federal y 650 de los gobiernos estatales y municipales.

Es decir: ya saben que se robaron 1650 millones, saben quienes se los llevaron, quienes hicieron uso de influyentismo y más, y quienes dejaron en quiebra al país, y la única solución aceptable que han dado es incrementar el precio de la gasolina… ¡Por favor!

Dice Portal que la mayoría de los desvíos municipales y estatales se fueron en contrataciones sin concursos, y asignaciones directas de trabajos, obras y servicios, lo que nos pone de manifiesto, por ejemplo nuevamente, cómo en Tamaulipas la clase de la Construcción demostró no tener clase humana, social y honorable, enriqueciéndose en forma por demás criticable, aunque se sabe que muchos de éstos contratos fueron a parar a las mismas manos de quien firmaba los cheques.

El asunto es grave, muy grave, porque ya se sabe de los desvíos, pero no se tiene un marco jurídico adecuado para castigar a estos bribones que, en el mejor de los casos, los meten a la cárcel unas semanas y salen, sin devolver lo robado que está disfrutándose con sus familiares, amantes y socios, y ya no se les vuelve a tocar.

En Coahuila, por ejemplo, es sabida la forma en que el clan Moreira –familia, o banda, como quiera llamarle- se hizo de una enorme fortuna, y nada ni nadie les ha puesto un guante encima.

En la entidad nuestra, para desgracia, vemos la manera en que se pasean en tiendas de lujo los más contumaces ladrones políticos sin castigo justo.

Y a cualquier trabajador que se lleva un paquete de hojas a casa o una caja de lápices, lo corren y le mandan oficio para inhabilitarlo al menos por cinco años.

Los mexicanos estamos fastidiados de tanta impunidad, por eso en Tamaulipas crece la exigencia de los ciudadanos hacia el gobierno estatal, para que nos cumplan esa promesa de campaña de que no habría nadie por encima de la ley – frase súper trillada por la clase gobernante- y que no se negociaría con el dinero del pueblo, ofreciendo que veríamos en la cárcel a esa caterva de ladrones que hoy se pasean aún, llenos de cinismo y dinero ajeno.

La duda es: si ya saben quien se robó, cuanto se robó, de qué forma, ¿por qué no se actúa conforme a la ley y se le quita lo robado?

No nos conformamos con decir que Tomás se llevó el dinero, que el secretario Morales se hizo más millonario: los tamaulipecos queremos que la justicia sea aplicable a todos, y que estos que ofendieron nuestra confianza y la de 3.5 millones de tamaulipecos paguen sus fechorías.

No es mucho pedir: se llama PEDIR JUSTICIA únicamente, y eso es lo que Juan Manuel Portal no ha hecho: de nada sirve su denuncia si no se actúa.

¿O qué piensa usted de ello?

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

Carlos David Santamaría Ochoa

(México, D.F., 1957) Licenciado en Relaciones Públicas, Maestro en Trabajo Social y maestro en Comunicación; Doctor en Comunicación y Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia, España). Diplomado en periodismo y en locución ( U.A.T.) Periodista desde el año de 1979.

Jefe de fotografía del periódico El Heraldo de México (1979).

Ha colaborado en los diarios locales El Mercurio de Tamaulipas, El Diario de Ciudad Victoria, La Verdad de Tamaulipas y en revistas como Poste Restante, A quien Corresponda, entre otras. Fue corresponsal del diario El Nacional, de la revista Época de México y de radio grupo ACIR. Fotógrafo profesional desde el año de 1978.

Fue jefe de prensa del Instituto Estatal Electoral en Tamaulipas y del Hospital General de Ciudad Victoria. Actualmente se desempeña como profesor de periodismo y fotografía en la licenciatura en Ciencias de la comunicación, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, donde también colabora como investigador.

Es presidente de Vive con Diabetes, A.C., dirige y conduce el programa de radio Al Día en Radio UAT.

Recientemente publicó su primer libro: Diario del Camino, Unidos por la Diabetes.


HoyTamaulipas.net Derechos Reservados 2016
Tel: (834) 688-5326 y (834) 454-5577
Desde Estados Unidos marque: 01152 (834) 688-5326 y 01152 (834) 454-5577
Visite también http://www.htagencia.mx para noticias de la agencia.